Crónica Sudán.-Las ONG han salvado miles de vidas en Darfur, pero se necesita seguridad para continuar trabajando

Actualizado 17/01/2007 20:19:15 CET

Las agencias de la ONU recuerdan que este año han sido asesinados 12 trabajadores humanitarios en seis meses, más que en los dos últimos años

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

En los últimos dos años y pese a la continuación de la violencia las agencias de ayuda humanitaria presente en Darfur, la conflictiva región sudanesa, han salvado cientos de miles de vidas" de civiles, logrando reducir la tasa de mortalidad por debajo de los niveles de emergencia, y proveer de acceso a agua potable a tres cuartos de la población, según un informe publicado hoy por el equipo de Agencias de la ONU en Sudán.

En 2006 se enviaron a la zona 400.000 toneladas métricas de alimentos, y, pese a la creciente inseguridad y el peligro para la población y los trabajadores humanitarios, "la ONU y sus asociados humanitarios han mantenido con efectividad la línea de la supervivencia y al protección de millones (de personas)".

Pese a ello, las agencias de la ONU han advertido de que "esta línea no podrá mantenerse durante mucho tiempo", debido a que el acceso a la población local necesitada fue en diciembre de 2006 el peor registrado desde abril de 2004, debido a los repetidos ataque militares, los cambiantes frentes, y la fragmentación de los grupos armados, hechos todos ellos que "comprometen el acceso humanitario seguro y victimizan a más civiles que han sufrido lo peor de este prolongado conflicto", manifiestan las agencias en un comunicado conjunto.

Sólo en los últimos seis meses más de 250.000 personas han resultado desplazadas por los enfrentamientos muchos de los cuales han huido por segunda o tercera vez. Las agencias denuncian que sus pueblos o aldeas han sido incendiadas, saqueadas, arbitrariamente bombardeadas y destruidas. Además resaltan que la violencia sexual contra las mujeres está alcanzando cuotas alarmantes.

DOCE ASESINATOS EN SEIS MESES

Además, recuerdan que doce trabajadores humanitarios han sido asesinados en los últimos seis meses. "No podemos aceptar la violencia directa contra trabajadores humanitarios", señalan, recordando que la cifra supera a las registradas en los dos años anteriores. "Estas pérdidas se reflejan directamente en consecuencias en las operaciones humanitarias en Darfur", advierten las agencias de la ONU.

Por ejemplo, los asesinatos en estos seis meses de tres ingenieros especializados en potabilización del agua en Darfur Occidental en julio, llevaron a la suspensión temporal de las actividades de saneamiento y aprovisionamiento de agua en campos de desplazados.

Además, nueve trabajadores del mismo departamento fueron secuestrados en Darfur Sur en noviembre de 2006, de los cuáles, recuerdan las agencias, cinco se encuentran aún en paradero desconocido.

Asimismo, en el mismo período de tiempo, al menos 30 trabajadores de ONG y de la ONU fueron atacados directamente por grupos armados, y 400 trabajadores humanitarios se han visto forzados a recolocarse 31 veces en los tres estados que componen la provincia de Darfur, incluidos en las capitales de El Fasher y El Geneina y de las zonas controladas por rebeldes.

Los bienes de las ONG han sido saqueados y su personal amenazado y acosado físicamente, denuncian las agencias, citando el ejemplo de lo sucedido en Gereida (Darfur Sur), donde seis recintos humanitarios fueron atacados el 18 de diciembre, obligando a todo su personal a retirarse y comprometiendo "seriamente" el envío de asistencia vital para la zona, como alimentos, agua potable, o utensilios sanitarios para 130.000 desplazados internos, el mayor número reunido en ninguna parte de Darfur.

Así, las organizaciones recuerdan que diez días antes de este incidente, en la ciudad de Kutum (Darfur Norte), el personal de cuatro ONG y del Programa Mundial de Alimentos (PAM) fueron forzados a retirarse a El Fasher, después de un ataque cuyo objetivo eran "claramente" las instalaciones humanitarias. "Esto son sólo dos ejemplos de lo que sucede por todo Darfur", advirtieron las agencias.

OPERACIONES HUMANITARIAS BAJO AMENAZA

"Si esta situación continúa, las operaciones humanitarias para la población con objeto de apoyarles se verán irreversiblemente amenazadas", señalaron en el comunicado, firmado entre otras agencias de la ONU por UNICEF, el PAM o la Oficina de Asuntos Humanitarios (OCHA), que alertaron de las dificultades que la población de Darfur está teniendo para acceder a sanidad primaria, ya que muchas ONG que proveían estos servicios se han visto obligadas a suspender o minimizar sus actividades como consecuencia de la creciente violenta.

"Esta reducción de servicios está llevando al deterioro de la higiene en los campos de desplazados", afirmaciones que pueden constatar el brote de cólera que ha afectado a 2.768 personas y ha matado a 147 en 2006.

Además, las tasas de malnutrición "se acercan peligrosamente" a las cifras de emergencia , con un 60 por ciento de los hogares en necesidad de ayuda alimentaria, en los que la citada inseguridad es el principal impedimento para permitirles cultivar sus tierras así como trabajar o tomar parte en actividades que produzcan beneficios.

"La comunidad humanitaria no puede asegurar indefinidamente la supervivencia de la población en Darfur si la inseguridad continúa", explicaron los miembros del Equipo de la ONU en Sudán, quienes aseguraron "dar la bienvenida a los pasos que den los firmantes --incluido en Gobierno de Sudán-- y no firmantes del Acuerdo de Paz de Darfur hacia el asentamiento de la paz y el respeto a la legislación internacional y sus principios".

"La garantías sólidas para la seguridad de los civiles y los trabajadores humanitarios se necesitan urgentemente", explicaron las agencias, dirigiéndose también a "aquellos que cometen ataques, acoso, secuestros, intimidación, robo y daño a civiles y desplazados, cooperantes y otros no combatientes", a quienes pidieron que sean responsables y contribuyan a mejorar la seguridad en la zona.