Actualizado 09/12/2007 19:12 CET

Crónica UE/África-La UE insiste en los acuerdos económicos provisionales y tratar las "preocupaciones" africanas en 2008

Senegal y Sudáfrica promueven en Lisboa una campaña contra los EPA y a favor de reiniciar la negociación

LISBOA, 9 Dic. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Clara Pinar) -

La UE se mantuvo hoy firme en su intención de seguir negociando con África acuerdos que en 2008 mantengan las preferencias comerciales con este continente y dejar para más tarde las "preocupaciones" que esos convenios suscitan entre algunos países africanos hasta alcanzar los acuerdos de asociación económica (EPA) que sustituyan a los Acuerdos de Cotonou.

La II Cumbre UE-África que se clausuró este domingo en Lisboa no incluía en su agenda la marcha de las negociaciones entre la UE y las regiones africanas de los países África, Caribe y Pacífico (ACP). Sin embargo, desde el principio de la reunión fueron una mención recurrente de los distintos dirigentes africanos. Sus argumentos son que los países de África no están preparados para liberalizar su comercio con la UE y critican también la estrategia de división que practica Europa al haber empezado a firmar acuerdos bilaterales ante la imposibilidad de tener convenios regionales.

La primera alusión se produjo en la ceremonia de apertura, cuando el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Alpha Oumar Konaré, advirtió a la UE de que las negociaciones no deben "enfrentar" a los países africanos ni dar lugar a situaciones "no acordadas" que los ciudadanos africanos no aceptarán.

Este domingo, Senegal y Sudáfrica --países de renta media, líderes regionales y que no han firmado los nuevos acuerdos con la UE-- reclamaron la adhesión del resto de países africanos a su rechazo a los EPA por medio de un texto en el que se pedía que la Cumbre levantara "acta de la voluntad de los Estados africanos de no firmar los EPA, una posición manifestada firmemente por varios jefes de Estado". Añadieron que la apreciación negativa de los EPA por parte de los africanos es apoyada por numerosos jefes de Estado.

El presidente senegalés, Abdoulaye Wade, afirmó en rueda de prensa que el rechazo de los EPA es "una gran responsabilidad para los Estados africanos" y lanzó un llamamiento "a todos los intelectuales africanos, de Casablanca al Cabo y de la diáspora, para que tomen posición contra los EPA porque no son del interés de África". "Lanzo el mismo llamamiento a la juventud de África, a las mujeres en todos los países, para hacer esta movilización y pedir nueva negociación entre Europa y África para que al final la nueva asociación sea una asociación libremente decidida por las dos partes en base a sus intereses mutuos", concluyó.

ACUERDOS ILEGALES

Los EPA son la alternativa que ha planteado la UE a los países de África, Caribe y Pacífico (ACP) a los actuales Acuerdos de Cotonou, que fueron declarados ilegales por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y que expirarán el 1 de enero de 2008. La oferta europea es el 100% del acceso a la UE de los productos africanos, a cambio de una liberalización progresiva del mercado en África que no llega al 100% y que incluye salvaguardas para el algodón y el azúcar.

Ante la dificultad de que algunos países ACP para aceptarlos, la UE acordó el pasado mes de noviembre crear unos acuerdos provisionales, basados solo en comercio de bienes, que se mejorarían a lo largo de 2008 con acuerdos "plenos". También para superar las dificultades se acordó la posibilidad de negociar acuerdos con países individuales en lugar de a nivel regional.

En caso de que llegue el 1 de enero y haya países, africanos en este caso, que no hayan firmado acuerdos provisionales, se pueden plantear dos situaciones. Por una parte, los Países Menos Avanzados (PMA) seguirán disfrutando de un libre acceso al mercado europeo dentro del programa Todo Menos Armas. Peor situación se planteará para los países de renta media que, en ausencia de una alternativa a las preferencias de los Acuerdos de Cotonou, quedarán en el mismo Sistema Generalizado de Preferencias que otros países en desarrollo pero más avanzados con los que deberán competir para comerciar con la UE.

En la actualidad y con respecto a África, la Comisión ya ha cerrado acuerdos provisionales con tres de las cuatro regiones africanas de los ACP: -África Central, África Sudoriental y la Comunidad de Desarrollo del Sur de África, a excepción en este último caso de Namibia y Sudáfrica, que han decidido quedarse fuera.

Por el contrario, se han resistido a llegar a un convenio todos los países de la región occidental --formada por Benín, Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo--. La mayoría de estos países son PMA, excepto Gana, Costa de Marfil, Cabo Verde, Nigeria y Senegal, que son países de renta media. La única excepción en esta región es Costa de Marfil, con quien la UE llegó a un acuerdo bilateral esta semana.

Sin embargo, en el día de hoy no prosperó la petición del presidente de Senegal de incluir en el texto oficial de conclusiones de la Cumbre UE-África una alusión al rechazo que defendieron Dakar y Ciudad del Cabo, algo que, según fuentes del Consejo de la UE y de la Presidencia de la UE no suscitó la protesta del resto de países africanos.

SEGUIR NEGOCIANDO

El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, anunció su compromiso y el de los comisarios de Comercio, Peter Mandelson, y de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, a "seguir negociando" hasta que se disipen todas las "preocupaciones" africanas.

La Comisión insiste en la fecha del 1 de enero a partir de la cual cualquier país de la OMC podría denunciar a los países africanos si continúan con un sistema de preferencias comerciales declarado ilegal. La otra opción es que hubiera una "interrupción de los flujos comerciales" entre África y Europa que Barroso aseguró que es algo que "no queremos".

Después de defender las posibilidades que ofrecen los nuevos convenios comerciales, Barroso pidió firmar antes de fin de año los acuerdos provisionales y, "una vez que tengamos esto asegurado, tendremos tiempo para analizar la situación con calma y discutir juntos qué hacer después".

ACCESO DEL 100%

"Mi propuesta es que el año que viene tengamos estos intercambios de punto de vista al más alto nivel político con cada región, teniendo en cuenta las necesidades específicas y las realidades económicas", dijo el presidente de la Comisión, que destacó en rueda de prensa que Bruselas está ofreciendo un acceso al mercado del 100%, y "más de 100% no es posible". A su lado, Konaré respondió que "incluso si hay un 100% de acceso al mercado de la UE, hay que verificar de qué somos capaces", en términos de infraestructuras y otros medios.

Barroso entendió "la dificultad por el nuevo régimen comercial" que encuentran algunos países, pero se mostró "convencido de que es una buena oferta al desarrollo, no sólo comercial". Insistió además en que la actividad comercial de África no ha hecho más que disminuir al mismo tiempo que el comercio mundial "se ha duplicado". "Hace 30 años que las exportaciones de África eran el 2% del comercio mundial, hoy son el 0,9%". "Hay que crear un nuevo sistema con África", dijo.

A pesar de que esta misma semana Michel instó a los países menos avanzados a firmar estos acuerdos por los beneficios que también tendrá para ellos, fuentes comunitarias indicaron este domingo que en realidad no quedan por firmar más de 5 o 6 países africanos de los que "necesitan" un nuevo sistema de preferencias a partir del año que viene, es decir, los de renta media.

Los ministros de Exteriores de la UE tendrán mañana mismo una nueva oportunidad para discutir las negociaciones sobre los EPA en la reunión que celebrarán en Bruselas, donde fuentes comunitarias señalaron que no se prevén nuevas propuestas por parte de la Comisión, sino la intención de seguir trabajando, algo que ha funcionado, apuntaron, con los países ACP del Caribe y de Asia, apuntaron.