Cruzar el Sáhara, el gran peligro invisible para los inmigrantes

Publicado 31/05/2015 20:09:19CET
Inmigrantes en Agadez, Níger
AKINTUNDE AKINLEYE / REUTERS

AGADEZ (NÍGER), 31 May. (Reuters/EP) -

Los medios de comunicación prestan a diario atención a los miles de inmigrantes que se juegan la vida cruzando el mar Mediterráneo para llegar a Europa, pero apenas prestan atención a otra travesía si cabe igual de peligrosa que han tenido que superar previamente: el Sáhara.

Las mafias que se aprovechan de los inmigrantes subsaharianos están tan presentes en Libia como en Níger, punto de paso para quienes huyen de la violencia o la pobreza en los países del África negra. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que este año unas 100.000 personas cruzarán el Sáhara por Níger para llegar a los países norteafricanos a pesar de la nueva ley contra el tráfico de personas aprobada por las autoridades nigerinas.

"El desierto ha sido siempre un cementerio de inmigrantes, en silencio y completamente indiferente. Los viajantes nos han dicho que muchas veces encuentran cuerpos, esqueletos asolados por la arena", ha declarado el alcalde de la ciudad nigerina de Agadez, Rhissa Feltou, en declaraciones a Reuters.

El riesgo es muy alto. Mohamed, un conductor, ha explicado que la semana pasada fue atacado por bandidos tuaregs que portaban fusiles de asalto AK-47. Cuando se negó a parar, dispararon contra su camioneta e hirieron a uno de los inmigrantes en una pierna.

"Da un poco de miedo pero tengo que hacerlo porque en la vida hay que ser valiente", ha afirmado un inmigrante de 16 años, Fousseni Ismael, mientras esperaba para subir a una camioneta e iniciar el viaje hacia Europa.

Según datos de la OIM, el número de inmigrantes muertos en el Mediterráneo podría equipararse al número de inmigrantes que mueren en el intento de cruzar el desierto desde Níger y se estima que en lo que va de año unos 2.000 inmigrantes han muerto en aguas del Mediterráneo entre las costas de Libia e Italia.

GUETOS Y ABUSOS

Estos inmigrantes escapan de la pobreza extrema de sus hogares en busca de una vida mejor en Europa. La mayoría pasa por instalaciones de las organizaciones de tráfico de seres humanos conocidos como guetos. Muchas veces estos guetos están controlados por inmigrantes que se han quedado sin dinero y han empezado a trabajar para estas bandas para poder seguir su viaje.

Un centro de tránsito de la OIM en Agadez destinado a inmigrantes retornados, ha recibido a decenas de personas con fracturas en brazos o piernas e incluso con heridas de bala, ha relatado su director, Maliki Hamidine, pero en ocasiones los abusos son más graves.

El director de la OIM en Níger, Giuseppe Loprete, ha explicado que los inmigrantes llegan a sufrir abusos físicos y sexuales y en muchas ocasiones los abandonan en el desierto para morir, si éstos no les dan más dinero para continuar su viaje.

"En Libia, lo ves claro. Las mafias pidieron a un amigo mío que les diera dinero, él se negó y sacaron una pistola y le dispararon", ha relatado a la OIM una inmigrante senegalesa de 36 años, Nfamara Diawara, que regresaba a su país por no haber conseguido el dinero suficiente en Libia.

En 2013 las autoridades de Níger tomaron medidas tras la muerte de 92 inmigrantes por falta de agua, muchos de ellos mujeres y niños, cuando sus vehículos se averiaron mientras de desplazaban hacia Argelia. No obstante, pronto volvió el lucrativo tráfico a esa zona.

Para leer más