Actualizado 27/07/2012 23:37 CET

Cuba.- Gobierno apunta a la "extrema velocidad" con que circulaba Carromero como causa del accidente en que murió Payá

Señala también su falta de atención y un frenazo y asegura que la investigación y "la instrucción penal" continúan

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio del Interior cubano ha apuntado este viernes a la "extrema velocidad" con que circulaba el vehículo que conducía el español Ángel Carromero como causa principal del accidente en el que el pasado 22 de julio de julio perdieron la vida los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepera.

En un comunicado, el Ministerio ha asegurado que el análisis de los investigadores y los testimonios de los tres testigos presenciales del siniestro lleva a la conclusión de que la "extrema velocidad", la "falta de atención" con que conducía Carromero y su "incorrecta" decisión de aplicar de "forma abrupta" los frenos en una pista no asfaltada en obras son "las causas que determinaron este trágico accidente que costó la vida a dos seres humanos".

El Ministerio ha explicado que el turismo, un Hyundai Accent, circulaba a "extrema velocidad" por un terreno no asfaltado, un "terraplén" que ha definido como "muy resbaladizo". Carromero perdió el control del turismo, lo que llevó a que se estrellará contra un árbol. Los dos disidentes cubanos fallecidos no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

El Gobierno ha citado el testimonio de "tres testigos presenciales" --dos que viajaban en sendos vehículos en el mismo sentido de la vía y uno que circulaban en sentido contrario--, para apuntalar su hipótesis sobre la causa del siniestro.

Tras señalar que el tramo de carretera en el que se registró el accidente está en obras y esa circunstancia está señalizada, el Ministerio ha recordado que la normativa de seguridad vial cubana obliga a "moderar la marcha" cuando "la superficie está resbaladiza por agua, grasa, arena, lodo u otras sustancias o éstas puedan proyectarse hacia los vehículos y peatones".

Asimismo, ha afirmado que el "dictamen pericial" sobre el siniestro y el testimonio de los tres testigos presenciales permiten concluir que "el auto irrumpió al terraplén a exceso de velocidad". El Ministerio del Interior también ha mencionado el testimonio del perito, que mantiene que el conductor "aplicó los frenos de una manera abrupta, ochenta metros después de haber entrado al terraplén, perdió el control del vehículo y el carro giró del costado izquierdo por espacio de 63 metros, con el frente hacia la cuneta y el maletero hacia el centro de la vía, hasta impactar con un árbol en el borde derecho de la carretera, lo cual confirma la extrema velocidad con que era conducido".

"La razón más clara que yo veo del accidente es el exceso de velocidad. Al caer en el terraplén no es lo mismo que en el pavimento, no hay freno que valga, el carro no se sujeta, se desliza y se impactó contra el árbol", ha declarado José Antonio Duque de Estrada, que viajaba en un vehículo adelantado por el turismo de Payá, según el comunicado del Gobierno cubano.

Lázaro Miguel Parra Arjona, que llevaba un tractor al que también adelantó el vehículo que conducía Carromero, ha ofrecido una versión similar y ha asegurado que el turismo iba "a gran velocidad". El testigo que circulaba en sentido contrario, Wilber Rondón Barrero, ha relatado cómo vio el siniestro.

El régimen liderado por Raúl Castro ha aportado las estimaciones del equipo de la Dirección de Criminalística que ha investigado el siniestro y que ha concluido "categóricamente" que "el conductor manejaba a exceso de velocidad".

"El vehículo presentaba una abolladura de 67 centímetros de ancho con 45 centímetros de profundidad en el lateral izquierdo trasero, perpendicular al eje longitudinal del auto (lugar donde viajaban los fallecidos), como consecuencia de un fuerte golpe que deformó sustancialmente el monochasis y el techo, cuyas características y dimensiones se corresponden con el tronco del árbol referido", según los investigadores.

PAYÁ MURIÓ EN EL ACTO

El Gobierno ha explicado que el dictamen médico forense señala que Payá falleció "instantáneamente" por un traumatismo craneoencefálico como resultado de "el fuerte impacto recibido" y Cepero murió en el hospital "debido a una insuficiencia respiratoria aguda por tromboembolismo pulmonar graso del lóbulo superior del pulmón izquierdo, derivada de la fractura fragmentada del fémur izquierdo".

El Gobierno ha dicho que Carromero ha declarado al órgano encargado de la investigación del siniestro que "no recordaba haber visto la señalización" que alerta sobre el estado de la vía ni tampoco la velocidad a la que circulaba y que, al notar el mal estado de la carretera, intentó moderar la velocidad con "un frenazo brusco".

"Continúa el proceso investigativo y de instrucción penal, en correspondencia con las leyes cubanas", ha concluido el régimen que preside Raúl Castro en su nota.