Delegaciones de EEUU y talibán discuten un posible alto el fuego en Afganistán y la retirada de tropas internacionales

El jefe del consejo político talibán en Qatar, Mohammad Abbas Stanakzai
REUTERS / SERGEI KARPUKHIN - Archivo
Publicado 18/12/2018 17:14:57CET

KABUL/PESHAWAR (PAKISTÁN), 18 Dic. (Reuters/EP) -

Las delegaciones del Gobierno de Estados Unidos y los talibán han discutido propuestas para un alto el fuego de seis meses de duración en Afganistán y la futura retirada de las tropas internacionales, en medio de las conversaciones de paz que arrancaron el lunes en Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Esta ronda de contactos en Abú Dhabi es la tercera ocasión en la que el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Jalilzad, se ha reunido con representantes talibán, en el marco del impulso de los esfuerzos diplomáticos por parte de Washington.

A pesar de la insistencia de Estados Unidos sobre que cualquier acuerdo de paz debe ser pactado entre los afganos, los insurgentes se han negado a hablar de forma directa con el Gobierno del país centroasiático, al que consideran ilegítimo.

"Están teniendo lugar discusiones con representantes de Estados Unidos sobre el fin de la ocupación, un asunto que no concierne a la Administración de Kabul de ninguna de las formas", ha dicho el portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid.

"La totalidad de la agenda está centrada en asuntos relativos a los ocupantes y las conversaciones serán mantenidas únicamente con ellos", ha agregado en su comunicado.

Fuentes de los talibán han dicho bajo condición de anonimato que la delegación estadounidense pide un alto el fuego de seis meses y un acuerdo para nombrar a representantes de los talibán de cara a un futuro gobierno interino.

Por su parte, las prioridades de los insurgentes incluyen la liberación de presos y un calendario para la retirada de fuerzas internacionales. Fuentes talibán rechazan por ahora la opción de un alto el fuego al considerar que podría dañar su lucha.

La delegación talibán que se ha desplazado a Abú Dhabi está encabezada por Mohamad Abbas Stanikzai, jefe de la oficina política del grupo en Qatar, así como miembros de la cúpula del grupo en la ciudad paquistaní de Quetta. Asimismo, está el jefe de gabinete del líder talibán, el mulá Hebatulá Ajundzada.

Un activista que tiene contactos con la delegación de los talibán ha destacado que "es una reunión bien coordinada en la que los miembros de las comisiones políticas y la shura de Quetta participan por primera vez".

La presencia de todos estos altos cargos del grupo insurgente revela la importancia de las conversaciones, consideradas las más importantes desde los esfuerzos infructuosos llevados a cabo en 2015.

Durante la jornada de este lunes, la delegación talibán se ha reunido con representantes de Arabia Saudí, Pakistán y EAU antes de su encuentro con Jalilzad, quien fue nombrado para el puesto en septiembre. Por el momento no ha habido comentarios por parte de Washington.

Por otra parte, una delegación del Gobierno afgano se ha desplazado a EAU "para iniciar un diálogo de proximidad con la delegación de los talibán y preparar un encuentro cara a cara entre ambas partes", según el portavoz del Ejecutivo Harun Chakansuri. Sin embargo, los talibán no han dicho estar dispuestos a esta reunión.

LOS ESFUERZOS "MÁS REALES"

El enviado especial de Naciones Unidas para Afganistán, Tadamichi Yamamoto, ha subrayado este mismo martes que las negociaciones de paz entre las partes enfrentadas en el país para acabar con un conflicto que dura ya 17 años "nunca han sido más reales".

Yamamoto ha señalado que los avances registrados recientemente incluyen el nombramiento de un equipo de negociación para abordar la situación con los talibán en un intento por acabar con la campaña de terrorismo.

"El próximo paso es clave y conlleva la reunión de los talibán y representantes del Gobierno", ha indicado en un comunicado. "Para que tenga lugar un Afganistán seguro en el futuro, estas oportunidades deben aprovecharse y los riesgos tienen que ser gestionados", ha destacado Yamamoto.

En este sentido, ha aseverado que el actual momento ofrece a las partes la posibilidad de explorar cómo pueden avanzar hacia un acuerdo de paz. Yamamoto ha instado a los países de la región a "contribuir" a crear un medioambiente que lleve a conversaciones de paz, lo que permitiría a la población afgana resolver sus diferencias internas mediante negociaciones.

"Todos los esfuerzos internacionales, incluidos los de los actores a nivel regional, necesitan estar en la misma línea que los esfuerzos encabezados por el Gobierno afgano", ha afirmado.