Detenidas dos mujeres por llevar a cabo ablaciones a niñas en Burkina Faso

Práctica De La Mutilación Genital Femenina En Uganda
REUTERS - Archivo
Publicado 17/09/2018 12:46:49CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Burkina Faso han detenido a dos mujeres por llevar a cabo ablaciones a niñas después de que cerca de 50 de ellas, algunas de cuatro años, hayan sido hospitalizadas debido a complicaciones sufridas tras los procedimientos.

Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión británica BBC, las autoridades han detenido además a varios familiares de las niñas por llevarlas a que se les practicara la mutilación genital, ilegal en el país desde 1996 y penada con hasta tres años de cárcel.

Las ablaciones fueron llevadas a cabo entre el 4 y el 6 de septiembre en el área de Kaya, situada unos cien kilómetros al norte de la capital, Uagadugú. El doctor Dieudonne Ouedraogo ha subrayado que algunas de las niñas sufren complicaciones graves.

La ministra de Asuntos de la Mujer, Laurence Marshall Ilboudo, ha manifestado que el número de niñas sometida a la práctica es probablemente mayor, si bien no todas han sido localizadas hasta la fecha.

Un informe publicado la semana pasada denunció que millones de niñas en África están en riesgo de mutilación genital femenina debido a que sus gobiernos no aplican las leyes que prohíben esta práctica, condenada internacionalmente.

Un total de seis países, en los que residen 16 millones de niñas --Chad, Liberia, Malí, Sierra Leona, Somalia y Sudán--, ni siquiera han criminalizado la ablación, tal y como recoge el documento sobre leyes en los 28 países en los que esta práctica es endémica.

"Estos países fracasan a la hora de proteger a sus niñas y mujeres", dijo Ann-Marie Wilson, directora ejecutiva del grupo 28 Too Many, que trabajó con 125 abogados de todo el mundo para recopilar el informe, el más grande de este tipo.

"La mutilación genital femenina siempre es traumática y tiene un impacto para toda la vida. Una ley envía un mensaje firme desde los líderes de que esto es inaceptable", subrayó.

Los líderes mundiales se han comprometido a poner fin a la práctica, que implica la retirada total o parcial de los genitales externos y que afecta a 200 millones de niñas y mujeres, según los objetivos de desarrollo acordados en 2015.

Sin embargo, las leyes en los 22 países que ya han ilegalizado esta práctica son aplicadas en general de forma inadecuada e infrecuente, según el informe. "La mayoría de las leyes no son suficientemente duras. Hay grandes agujeros", recalcó Wilson.

Muchas comunidades que llevan a cabo esta práctica la consideran crucial para el estatus social de las mujeres y como un requisito para su matrimonio, si bien el ritual causa graves daños físicos y psicológicos.

Los autores del informe calculan que 55 millones de niñas menores de 15 años en África han sido sometidas a la ablación o están en riesgo de serlo. La mitad viven en tres países --Egipto, Etiopía y Nigeria-- que ya han prohibido la práctica.

Asimismo, destacan que únicamente dos países, Kenia y Uganda, tienen una legislación robusta, al tiempo que alertan de que la mayoría de las legislaciones nacionales no hacen frente a la tendencia creciente de que profesionales médicos lleven a cabo la ablación.

Otra de las tendencias al alta es que los padres en países en los que la ablación es ilegal las lleven al extranjero, por ejemplo de Burkina Faso a Malí. Por ello, el informe pide que todos los países criminalicen la "ablación medicalizada" y las operaciones transfronterizas.

Por último, establece una legislación modelo que podría ser adaptada a los distintos marcos legales y sociales, al tiempo que resalta que la práctica no llegará a su fin si las autoridades no actúan con firmeza y ponen en marcha iniciativas para cambiar la actitud de la población al respecto, ya que las niñas que no sufren la mutilación genital son a menudo marginadas en sus comunidades.