Publicado 22/11/2021 14:17CET

Detenidos en el campamento de desplazados de Al Hol (Siria) catorce iraquíes supuestamente implicados en asesinatos

Archivo - Una mujer con niqab en el campamento de familiares de milicianos de Estado Islámico en Al Hol, en Siria
Archivo - Una mujer con niqab en el campamento de familiares de milicianos de Estado Islámico en Al Hol, en Siria - CAROL GUZY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad kurdas han detenido este lunes a catorce personas de nacionalidad iraquí en el interior del campamento de desplazados de Al Hol, que acoge a más de 60.000 personas, entre ellos miles de familiares de miembros del grupo yihadista Estado Islámico.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha indicado que las fuerzas de seguridad han impuesto un toque de queda antes del arresto de estas catorce personas, sospechosas de estar detrás de asesinatos y ataques en el interior de las instalaciones.

El organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha indicado que cerca de 80 personas --entre ellas unos 60 refugiados iraquíes, incluidos tres niños-- han sido asesinadas en el interior del campamento en lo que va de año.

El Consejo Democrático Sirio (CDS) --brazo político de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS)-- y la Administración Autónoma para el Norte y el Este de Siria (AANES) llevan años pidiendo ayuda para controlar la situación en el campamento de Al Hol y otros campamentos similares tras la caída del 'califato' de Estado Islámico, tanto por motivos humanitarios como de seguridad.

La seguridad del campamento recae sobre las FDS, cuyo componente principal son las Unidades de Protección Popular (YPG), que han protestado en numerosas ocasiones por la falta de apoyo para hacer frente a esta situación, marcada por incidentes de seguridad, ataques e intentos de fuga durante los últimos meses.

Las FDS, apoyadas por la coalición internacional que lidera Estados Unidos, tomaron en marzo de 2019 la ciudad siria de Baghuz (este), lo que supuso la caída del califato territorial de Estado Islámico, que perdió así todas las zonas que controlaba en Siria e Irak, tras su derrota en este país en diciembre de 2017.

Por otra parte, Rusia ha confirmado que sus militares han iniciado las patrullas en la línea de frente que separa su zona de influencia en el oeste del país de las posiciones de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos.

"Es un territorio en el que puede haber células durmientes de Estado Islámico, además de eventuales infracciones de las leyes sirias", ha indicado el portavoz del Centro Ruso de Reconciliación para Siria, Víctor Kudinov.

En este sentido, ha recalcado que las patrullas tienen como objetivo "exhibir la presencia" de las tropas rusas y mostrar a los residentes locales que están dispuestas a proporcionar ayuda, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

Contador

Para leer más