Dimite el ministro de Exteriores griego tras un pulso con el titular de Defensa

Nikos Kotzias
REUTERS / COSTAS BALTAS
Actualizado 17/10/2018 19:11:17 CET

ATENAS, 17 (Reuters/EP)

El ministro de Exteriores de Grecia, Nikos Kotzias, ha dimitido este miércoles por un supuesto enfrentamiento con el titular de Defensa, Panos Kammenos, a cuenta del acuerdo suscrito con Macedonia para poner fin a más de dos décadas de disputa política entre ambos países.

Kotzias ha presentado su renuncia y el primer ministro, Alexis Tsipras la ha aceptado. Hasta que encuentre un sustituto, el propio Tsipras asumirá la cartera de Exteriores, según ha anunciado él mismo en un discurso televisado.

Kotzias fue el principal negociador de Atenas en el acuerdo suscrito con Skopje en junio para que la República Yugoslava de Macedonia pase a llamarse República de Macedonia del Norte para evitar así cualquier reivindicación territorial sobre una provincia griega homónima.

Kammenos se ha opuesto al acuerdo porque considera que Macedonia forma parte del legado histórico de Grecia y el país no debe renunciar a ello. Kammenos ha amenazado con dejar caer al Gobierno --su partido, Griegos Independientes, es el socio menor de Tsipras, si el acuerdo avanza en los trámites parlamentarios.

Según varios medios de comunicación, los ministros de Defensa y Exteriores discutieron el martes durante la reunión del Ejecutivo. Al parecer, Tsipras les pidió que dejaran sus diferencias a un lado y le respaldaran si la oposición lanzaba una cuestión de confianza. "Querían enterrarme bien profundo, pero olvidaron que soy una semilla", ha escrito Kotzias en Twitter

Tsipras ha dejado claro que no admitirá disidencias internas. "Es una decisión de no tolerar, a partir de ahora, ningún doble discurso por parte de nadie, ninguna agenda personal (contra) la línea nacional", ha dicho el líder izquierdista.

El primer ministro ha ratificado asimismo que hará todo lo posible para que el acuerdo quede ratificado. No obstante, atraviesa dificultades en ambos países. El referéndum celebrado el pasado 30 de septiembre en Macedonia no tuvo la participación mínima para que su resultado fuera válido, aunque ganó el 'sí'.

Ahora, los parlamentos de Grecia y Macedonia deben dar su visto bueno al texto. En Grecia, Griegos Independientes ya ha dejado claro que votará en contra. En Macedonia, los nacionalistas también se oponen y el primer ministro, Zoran Zaev, ha hecho un llamamiento generalizado a la oposición para "mirar al futuro".

El acuerdo ha abierto a Macedonia las puertas de la UE y la OTAN, organizaciones de donde hasta ahora estaba excluida por el veto de sus vecinos griegos.