Duterte amenaza con una guerra contra las drogas todavía más dura

Rodrigo Duterte
REUTERS / ROMEO RANOCO - Archivo
Publicado 20/02/2019 15:37:29CET

MANILA, 20 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha advertido este miércoles de que su compromiso en la guerra contra los drogas será todavía más fuerte en el futuro, tras una campaña que ha causado la muerte de 5.000 personas relacionadas con el tráfico y el consumo de estupefacientes desde que llegó al poder en 2016 y que ha recibido críticas a nivel internacional.

Duterte llegó a la Presidencia de Filipinas con una amplia victoria electoral gracias a sus promesas de acabar con el tráfico de drogas y con los crímenes y las últimas encuestas muestran que mantiene un amplio respaldo a pesar de las acusaciones contra la Policía por ejecuciones extrajudiciales.

El mandatario filipino ha subrayado este miércoles que el problema de las drogas sigue siendo una cuestión de seguridad nacional. "No dejaré que mi país termine como un estado fallido por las drogas", ha subrayado.

Duterte no ha detallado cómo piensa reforzar la campaña de guerra contra las drogas, que ya ha acabado con la vida de más de 5.000 personas en operaciones policiales desde su llegada al poder. Los grupos defensores de los Derechos Humanos denuncian que las muertes en operaciones policiales son en realidad ejecuciones de sospechosos de venta o consumo de estupefacientes, una acusación que la Policía ha rechazado.

Los críticos con Duterte, incluida la iglesia católica, dicen que la guerra contra las drogas va dirigida contra los pobres y los traficantes a pequeña escala, sin perseguir a los traficantes con grandes alijos.

Preguntado por la prensa sobre si la campaña contra la droga va a ser todavía más sangrienta, el presidente de Filipinas ha respondido que cree que así será. "Creo que sí", ha dicho.

Una encuesta publicada la semana pasada puso de manifiesto que dos tercios de los filipinos creen que ahora hay menos consumidores de drogas en su comunidad en relación al año anterior. La mayoría de los encuestados sostienen que es vital que la Policía detenga vivos a los sospechosos.

Contador

Para leer más