29 de febrero de 2020
 
Publicado 11/02/2020 17:19:20CET

Duterte descarta considerar "cualquier propuesta" de EEUU que busque "salvar" el acuerdo militar

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha rechazado este martes considerar "cualquier propuesta" presentada por las autoridades estadounidenses que tenga como objetivo "salvar" el Acuerdo de las Fuerzas de Visita (FVA, por sus siglas en inglés), el pacto militar que ambos mantienen.

"El presidente no tendrá en cuenta iniciativas presentadas por el Gobierno estadounidense para salvar el FVA ni tampoco aceptará invitación oficial alguna para visitar Estados Unidos", ha explicado el portavoz de la Presidencia, Salvador Panelo.

El ministro de Exteriores filipino, Teodoro Locsin, ha notificado ya a Washington el final del acuerdo militar --que permite a Estados Unidos enviar efectivos a los puertos filipinos y realizar grandes ejercicios militares conjuntos-- siguiendo las órdenes de Duterte.

Panelo ha indicado que la decisión de Duterte se encuentra enmarcada en la "política exterior independiente" puesta en marcha por su Gobierno, según informaciones de la cadena de televisión ABS-CBN. Dicha medida ha sido puesta en marcha a pesar de que los diputados pidieron que primero se llevara a cabo una revisión del pacto.

Washington, a través de su Embajada en Manila, la capital filipina, ha aseverado que la medida supone un "serio paso con implicaciones significativas para la alianza entre Estados Unidos y Filipinas".

"Consideraremos precavidamente cuál es la mejor manera de responder para respaldar nuestros intereses comunes", ha indicado la Embajada en un breve comunicado, que subraya que "los dos países tiene una cálida relación". "Seguimos comprometidos con la amistad entre nuestros dos pueblos", recoge el texto.

EL SENADO ABOGA POR LLEVAR EL CASO ANTE EL SUPREMO

El presidente del Senado filipino, Vicente Sotto, ha anunciado que la Cámara está considerando la posibilidad de llevar el caso ante el Tribunal Supremo por considerar que el Senado debería "haber sido consultado" antes de notificar a Estados Unidos la decisión tomada.

"No me sorprendería que uno de nuestros miembros llevara la cuestión ante el Supremo", ha manifestado antes de añadir que la propia Cámara fue consultada para la ratificación del acuerdo.

El senador Richard Gordon, por su parte, ha criticado que "no es la prerrogativa del presidente suspender el FVA".

Duterte anunció el 23 de enero su intención de eliminar el acuerdo si Estados Unidos no daba marcha atrás y revertía la prohibición de entrada en el país a todos los cargos del Gobierno filipino involucrados en el encarcelamiento de la senadora Leila De Lima.

Particularmente sangrante para el dirigente ha sido la prohibición específica contra uno de sus principales aliados, el senador Roland 'Bato' dela Rosa, antiguo jefe de la Policía Nacional de Filipinas y arquitecto, precisamente, de la mortífera guerra contra las drogas puesta en marcha bajo su Administración.

La Policía de Filipinas estima que al menos 6.600 presuntos drogadictos y traficantes han muerto en la guerra contra las drogas desde 2016 dado que se resistieron a ser detenidos. Por su parte, activistas defensores de Derechos Humanos afirman que más de 20.000 personas han muerto en operaciones estatales.

Contador