EEUU devuelve las 'Campanas de Balangiga' a Filipinas más de un siglo después de la batalla

Jim Mattis
REUTERS / REUTERS STAFF - Archivo
Publicado 15/11/2018 2:49:39CET

WYOMING, 15 Nov. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, ha devuelto formalmente este miércoles las campanas de la iglesia de Balangiga a Filipinas después de que fueran tomadas como trofeos de guerra hace más de un siglo tras una de las batallas más sangrientas del conflicto entre ambos países.

La decisión de devolver las 'Campanas de Balangiga' a Filipinas pone fin a una búsqueda de décadas por parte de Manila, incluido el presidente filipino, Rodrigo Duterte, y se espera que mejore las relaciones entre Filipinas y Estados Unidos.

La decisión ha molestado a algunos veteranos y a la delegación de Wyoming para el Congreso, que se opuso a que las campanas fueran devueltas, ya que consideran que son un memorial de los 45 soldados estadounidenses que murieron durante un ataque sorpresa el 28 de septiembre de 1901 en la ciudad central de Balangiga.

Dos de las tres campanas han estado en exhibición en la Base de la Fuerza Aérea F.E. Warren en Wyoming. La tercera campana está en un museo del Ejército estadounidense en Corea del Sur.

Mattis ha asegurado que Filipinas ha demostrado ser un gran aliado de Estados Unidos en conflictos a lo largo del siglo desde esa batalla y ha recalcado que los sacrificios de las fuerzas estadounidenses no serían olvidados.

"Para aquellos que temen que perdamos algo al devolver las campanas, por favor, escuchen cuando digo: 'Las campanas marcan el tiempo, pero el valor es eterno", ha afirmado Mattis. "No se desvanece en los pasillos poco iluminados de la historia", ha añadido.

En Manila, el Departamento de Asuntos Exteriores de Filipinas ha celebrado la decisión.

"Hoy es un momento de solemne recuerdo, ya que rendimos homenaje a todos aquellos que abandonaron sus vidas durante la guerra filipino-estadounidense", ha manifestado.

La delegación del Congreso de Wyoming, que no ha asistido a la ceremonia, ha emitido una breve declaración.

"Continuamos oponiéndonos a cualquier esfuerzo de la Administración para trasladar las campanas a Filipinas sin el apoyo de la comunidad de veteranos de Wyoming", han asegurado los senadores Mike Enzi y John Barrasso y la representante Liz Cheney en una declaración conjunta.

Las tres campanas serán restauradas y entregadas a Filipinas a principios de diciembre, según ha informado Joe Felter, subsecretario de defensa adjunto para el sur y sureste de Asia.

Las fuerzas estadounidenses tomaron las campanas después de un brutal contraataque que acabó con la vida de cientos de miles de personas en Filipinas, según los historiadores.