EEUU levanta un "muro administrativo" que deja a miles de migrantes expuestos a abusos en México

Migrantes centroamericanos en un albergue en México
MSF/JUAN CARLOS TOMASI
Publicado 17/12/2018 18:40:16CET

La ONG insiste en que México no es un país seguro porque los migrantes están expuestos a la misma violencia

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha levantado un "muro administrativo" en la frontera con México al restringir la protección internacional a los migrantes, lo que les obliga a permanecer más tiempo del deseado en territorio mexicano expuestos a todo tipo de abusos, según ha denunciado este lunes Médicos Sin Fronteras (MSF).

"Los cambios presentados por Estados Unidos que buscan limitar la concesión de asilo a la población centroamericana que huye de la violencia en sus países, junto con la lentitud para procesar las solicitudes en los pasos fronterizos, están construyendo un muro administrativo", ha dicho la ONG en un comunicado.

El coordinador general de MSF en México, Sergio Martín, ha explicado que, "aunque las medidas restrictivas al asilo del Gobierno de Estados Unidos se han suspendido temporalmente, muchos de los pacientes centroamericanos dicen que evitan ahora cruzar la frontera".

De acuerdo con el coordinador general, los migrantes centroamericanos "tienen miedo" a arriesgarse a cruzar la frontera y perder con ello la posibilidad de obtener asilo, con lo que serían deportados inmediatamente a sus países de origen, "donde su vida está en riesgo".

"En Honduras las maras están pesadas, lo amenazan a uno, por eso nos tuvimos que venir", ha contado Doris, de 48 años, a MSF desde le Casa del Migrante de Coactzacoalcos, en Veracruz, sur de México. "Allá nos pican, nos echan en bolsas negras y nos botan como si fuéramos animales", ha descrito.

Así las cosas, muchos han optado por permanecer en México a la espera de que las autoridades estadounidenses respondan a su petición de asilo. Lo hacen en condiciones de "extrema vulnerabilidad". El 68 por ciento de los migrantes atendidos por MSF ha sufrido algún episodio de violencia a su paso por territorio mexicano.

Mario, un hondureño de 18 años que ahora está en un albergue de Reynosa, tuvo que hacerse pasar por periodista para evitar que un taxista le vendiera a unos traficantes, fue atracado a mano armada por unos niños que fingieron ser migrantes y a su prima, con la que viajaba, "se la llevaron y la violaron" mientras a él le apuntaban con una pistola.

En el caso de las mujeres migrantes, la ONG indica que, según sus datos, un tercio han sufrido violencia sexual. "Llegué a México sin apenas dinero y una persona me ofreció ayuda. Lo que hizo fue venderme", recuerda una salvadoreña que prefiere conservar el anonimato.

Estuvo meses encerrada entre Chiapas y Ciudad de México, desnuda, atada y sin apenas comer. "Me obligaron a estar por lo menos con cuarenta hombres", afirma. Un día la golpearon tanto que intentó cortarse las venas y en el hospital logró huir. "Nunca imaginé que iba a sufrir tanto", lamenta.

IMPACTO EMOCIONAL

Ella es ejemplo del impacto psicológico, más allá de las consecuencias físicas, que tiene este periplo regional en muchos migrantes. Estuvo en varios centros de ayuda hasta que recaló en MSF, donde recibió atención médica y asesoramiento legal. "Al principio quería morirme, me lesionaba cada vez que recordaba (...) Sin ellos no lo hubiera logrado. Mi vida corre riesgo todavía pero ahora tengo ganas de vivir", sostiene.

La organización humanitaria ha señalado que, si bien las historias pueden diferir, "lo que todos los pacientes que MSF atiende tienen en común es que su salud mental se ha visto afectada por la incertidumbre, el temor de lo que va a ser de ellos (...) o el temor por quienes se quedaron atrás".

"Diagnosticamos pacientes con ansiedad y depresión debido a la separación y a la pérdida de una vida estable", ha comentado Nora Valdibia, psicóloga del proyecto de Médicos Sin Fronteras en Reynosa.

PROTECCIÓN URGENTE

Para MSF, "estos datos contradicen indiscutiblemente la idea de México como un país seguro" para los migrantes centroamericanos. "Muchos de ellos están en riesgo tanto en sus países de origen como en México", por lo que obligarles a permanecer en este último país "es inhumano además de ilegal", ha argumentado Martín.

El coordinador general ha subrayado que "necesitan desesperadamente obtener medidas efectivas de protección y asilo", por lo que ha instado a los gobiernos implicados a dar "una respuesta humanitaria adecuada que contribuya a aliviar el sufrimiento a consecuencia de la violencia padecida por la población centroamericana".

MSF ha considerado "políticas inaceptables" el cierre y la militarización de la frontera; la separación de familias y los menores no acompañados en centros de detención; la eliminación de la violencia de pandillas y doméstica como causa para la petición de asilo en Estados Unidos; y las deportaciones masivas a migrantes a lugares en donde su vida corre peligro.