Actualizado 13/03/2007 23:53 CET

Egipto/Israel.-El ministro de Exteriores egipcio exige a Israel una investigación formal sobre el asesinato de egipcios

EL CAIRO, 13 Mar. (EP/AP) -

El ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Ahmed Aboul Gheit, exigió hoy que Israel investigue los presuntos asesinatos de prisioneros de guerra egipcios durante la guerra árabe-israelí de 1967 y anunció la remisión de una carta con "retórica dura" a su homóloga israelí, Tzipi Livni, después de ver el documental 'El Espíritu de Shaked' que los medios egipcios legitiman como prueba de que una unidad de elite del Ejército israelí ejecutó de forma extrajudicial a 250 presos egipcios en la Península del Sinaí, rechazando que fueran ingresados en campos de prisioneros.

El jefe de la Diplomacia egipcia reconoció que el documental israelí "resalta ciertas cuestiones (como) que no había razón para el uso excesivo de la fuerza por la unidad del Ejército (israelí) contra las fuerzas especiales egipcias".

Estas declaraciones se producen después de que la opinión pública censurara al titular de Exteriores tras sus declaraciones desde El Cairo en las que sostuvo que Egipto no rompería relaciones diplomáticas con Israel "sólo por una película".

No obstante, Aboul Gheit se cuidó de no acusar de forma directa a la unidad de elite 'Shaked' del asesinato de prisioneros de guerra egipcios, sino que exigió que Israel lleve a cabo "una investigación inmediata" al respeto y adopte todas las "medidas necesarias para juzgar a los sospechosos de (haber cometido) violaciones del derecho internacional".

El director del documental Ron Edelist asegura que los medios egipcios están distorsionando el mensaje del documental, tras asegurar que el incidente que relata la película no implicó a prisioneros de guerra egipcios inermes, sino la muerte de milicianos palestinos en combate.

Por otra parte, el diario egipcio 'El-Masri el-Youm' publica hoy el testimonio de uno de los comandantes del Ejército egipcios durante la guerra, identificado como Osama el Sadek, que relató los hechos acaecidos después del 6 de junio, cuando tenían órdenes de replegarse. "Encontramos cerca de 40 soldados (egipcios) con una bala en la cabeza, y vimos huellas de tanques que habían pasado sobre sus cuerpos", explicó el antiguo militar.