Publicado 30/03/2015 20:38CET

El Ejército sirio reprocha el papel de Turquía en la ofensiva de Idlib

El Frente al Nusra publica fotografías y vídeos de los pilotos sirios capturados
REUTERS

Idlib, difícil de gobernar por la diversidad de fuerzas

BEIRUT/AMÁN, 30 Mar. (Reuters/EP) -

Une fuente del Ejército sirio ha acusado a Turquía de ayudar a rebeldes islamistas a preparar el asalto en Idlib, que fue conquistada el sábado por las milicias islamistas en una violenta batalla que se extendió durante cuatro días con las fuerzas gubernamentales.

Haciéndose eco de los comentarios generales del presidente, Bashar al Assad, la fuente ha acusado a Turquía y Jordania de apoyar a los insurgentes en su ofensiva en Idlib, diciendo que están "liderando y planeando las operaciones".

Turquía es, junto con Arabia Saudí y Qatar, uno de los estados regionales que muestran más hostilidades frente a Al Assad. En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el presidente sirio describía al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, como un "fanático de los Hermanos Musulmanes" que apoya directamente a las insurgencias "logística y militarmente".

El Gobierno de Siria no ha hecho declaraciones sobre la caída de Idlib, aunque el periódico 'Wartan', afín al Gobierno, ha publicado este lunes que el Frente al Nusra y sus aliados han extendido la bandera de Al Qaeda en los edificios presidenciales de la ciudad.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha confirmado que el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y sus aliados tienen Idlib bajo control y ha añadido que la Fuerza Aérea siria ha bombardeado la ciudad este lunes.

La alianza islamista, compuesta por Ahrar al Sham, Jund al Aqsa, los Batallones Islámicos y el Frente al Nusra, ha rechazado la demanda del principal grupo de oposición con base en Turquía de establecer un Gobierno provisional con sede en Idlib, alegando que la ciudad será gobernada por aquellos "en las trincheras y no en los hoteles".

Idlib ha sido de esta manera la segunda ciudad capital que pierde el régimen de Damasco desde el inicio de la guerra civil siria. La primera fue Raqqa, la cual ha sido convertida por el grupo terrorista Estado Islámico en la capital 'de facto' de su autoproclamado califato.

IDLIB, CUESTIÓN DE GOBERNANZA

El contratiempo de Idlib para Al Assad coincide con la escalada de tensión en Yemen entre Arabia Saudí e Irán, uno de los más firmes protectores del presidente sirio. Mientras, Turquía ha expresado su apoyo a la intervención militar que lidera Arabia Saudí contra los rebeldes huthis, aliados de Irán en Yemen.

La influencia de Frente al Nusra en el noroeste de Siria ha aumentado a expensas de los rebeldes sirios, quienes recibieron apoyo militar de Estados Unidos. El grupo islamista es rival del autoproclamado Estado Islámico, un antiguo brazo de Al Qaeda que controla en la actualidad algunas partes de Siria e Irak.

Otro de los grupos que participó en la conquista, Ahrar al Sham, ha lanzado un comunicado instando a los habitantes a ayudar a gobernar la ciudad y ha expresado que no tratan de establecer un emirato islámico. "Hay un acuerdo entre todas las facciones para proteger y garantizar los servicios básicos", ha comunicado un miembro de Al Sahm en condición de anonimato.

Sin embargo, existen muchas preguntas sobre cómo estos grupos que conquistaron la ciudad en una operación conjunta la controlarán. "Los rebeldes han mostrado que pueden cooperar en la campo de batalla, pero la cuestión sobre la gobernanza es mucho más difícil, especialmente con el Frente al Nusra, que ha asegurado un control unilateral", ha explicado un analista del Grupo de Crisis Internacional, Noah Bonsey.

Para leer más