El Ejército de Uganda detiene a varios militares por golpear a diputados tras el ataque al convoy de Museveni

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni
REUTERS / TIKSA NEGERI
Publicado 29/08/2018 1:47:54CET

KAMPALA, 29 Ago. (Reuters/EP) -

El Ejército de Uganda ha informado este martes de que los militares implicados en golpear a los diputados y civiles ugandeses por su presunta participación en un ataque al convoy del presidente, Yoweri Museveni, han sido detenidos.

Los partidarios de un candidato independiente que participó en las elecciones parlamentarias lanzaron piedras al convoy de Museveni el 13 de agosto en la región del oeste del Nilo, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo, después de hacer campaña por un candidato del partido gobernante.

Entre los doce detenidos bajo sospecha de participar en el ataque se encontraba Robert Kyagulanyi, un diputado y músico independiente que ganó popularidad desde que se unió al Parlamento en 2017 a través de una crítica mordaz al Gobierno de Museveni, a veces expresada a través de música. Los abogados del diputado y otros han asegurado que los detenidos han sido golpeados y torturados, unas acusaciones que el Gobierno ha calificado como "basura".

"Hemos detenido a todos los militares que estuvieron involucrados en los incidentes y les hemos advertido", ha afirmado el portavoz del Ejército Richard Karemire, que se ha negado a identificar a los detenidos ni ha detallado el número exacto.

En una carta a Museveni con fecha del 27 de agosto, la presidenta del Parlamento, Rebecca Kadaga, pidió la detención del personal de seguridad involucrado en la presunta paliza y tortura de 33 personas después de su detención por el ataque al convoy.

"Me preocupa que no se haya hecho ningún esfuerzo para detener a los oficiales de seguridad del Comando de Fuerzas Especiales, la Policía Militar y la Policía de Uganda que estuvieron involucrados en las acciones violentas contra civiles desarmados", escribió Kadaga en la cara.

"Esto es, por lo tanto, por lo que exijo que los oficiales involucrados sean detenidos lo antes posible y presentados ante el tribunal. El Parlamento de Uganda no consentirá actos de tortura", aseveró.

El vicepresidente del Parlamento, Jacob Oulanyah, ha suspendido este martes los asuntos parlamentarios durante una semana a la espera de una respuesta oficial del presidente sobre las palizas a los diputados.

Las detenciones desataron dos días de protestas contra el Gobierno en la capital del país, Kampala, y otras ciudades la semana pasada.

Manifestantes y partidarios de la oposición acusan a Museveni, presidente del país desde 1986, de sofocar la disidencia mediante la intimidación, los golpes y las detenciones, algo que su gobierno niega. El Tribunal Superior de Uganda concedió este lunes una fianza a las 33 personas detenidas por el ataque al convoy del presidente.

El portavoz del presidente no ha podido confirmar si la carta ha llegado a Museveni, pero ha dicho que los problemas que supuestamente había planteado ya han sido abordados.

"Fue el presidente Museveni el primero en condenar la violencia y los disparos contra civiles durante y después de las elecciones parciales", ha manifestado. "Ordenó la detención de policías que mataron a tiros a un civil en la ciudad de Mityana", ha añadido.