Publicado 18/04/2022 19:56

El embajador de México en España asume sus funciones con la vista puesta en "fortalecer la unidad" bilateral

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, junto al embajador mexicano en España, Quirino Ordaz.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, junto al embajador mexicano en España, Quirino Ordaz. - TWITTER @QUIRINOOC

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El nuevo embajador de México en España, Quirino Ordaz, ha asumido este lunes sus funciones, tras hacer entrega al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación las copias de estilo de sus credenciales.

Según ha trasladado el Ministerio de Exteriores mexicano a través de su cuenta de Twitter, con la entrega de estos documentos "se considera que el jefe de misión ha asumido sus funciones", si bien ahora tiene que entregar sus cartas credenciales al rey, Felipe VI.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió a Ordaz a finales de marzo que "trabaje duro" para "fortalecer la unidad" entre ambos países, después de que el mandatario propusiera una "pausa" en las relaciones bilaterales.

El Senado de México ratificó a Ordaz el pasado 8 de marzo, completando así el proceso de nombramiento, que se había alargado tras retrasarse la concesión del plácet. Se había especulado con que el retraso en el visto bueno por parte de España se podría deber a algún tipo de represalia por la postura crítica del presidente mexicano con el pasado colonial español.

Las relaciones entre España y México se vieron alteradas hace un mes después de que el presidente López Obrador planteara una "pausa" en la relación bilateral, en un nuevo pulso a España.

El presidente mexicano se ha mostrado muy crítico con el legado colonial español, exigiendo en varias ocasiones que España se disculpe por ello. En este sentido, remitió al Rey Felipe VI una carta reclamando que "el Estado español admita su responsabilidad histórica" por las ofensas cometidas durante la conquista y "ofrezca las disculpas o resarcimientos políticos que convengan".

El Gobierno ha minimizado en todo momento las críticas, que ha llegado a enmarcar en "los debates internos" del país azteca, pero también ha dejado claro que no se disculpará por el pasado.

Más información