El emocionante encuentro entre una madre y sus hijos en República Centroafricana

Moussa se reencuentra finalmente con su madre.
Foto: ACNUR
         
Actualizado 28/05/2014 15:07:25 CET

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   La violencia generada por el conflicto en República Centroafricana ha forzado a cientos de miles de personas a abandonar sus casas desde mediados de diciembre. Muchos de ellos han encontrado refugio en países vecinos, 80.000 de ellos en Camerún.

   Debido a la confusión y el caos de la crisis que está sufriendo el país, muchas familias terminan separadas, afrontando muchos peligros en su camino a un lugar seguro, un viaje que puede durar semanas.

Ramatou, una mujer de 45 años madre de once niños, fue separada de tres de sus hijos y de su marido cuando los militares atacaron su pueblo en enero. Ella huyó con ocho de sus hijos y finalmente consiguió llegar a Camerún con la ayuda de las fuerzas de paz de la Unión Africana, mientras que su marido y sus otros tres hijos huyeron en una dirección diferente.

A principios de este mes, Ramatou pudo volver a reunirse con sus dos hijos más jóvenes en un campamento de refugiados de Camerún. La emoción que sintió al reencontrarse con ellos pero también la consternación al darse cuenta de que se encontraban solos queda reflejada en las fotos que el fotógrafo Fred Noy tomó del encuentro. Ramatou todavía guarda la esperanza de que su marido y su hijo mayor aparezcan.

El conflicto en República Centroafricana ha causado ya más de 2.000 fallecidos, 600.000 desplazados y 300.000 personas en busca de refugio, según la ONU.

Además, la organización Save The Children denunciaba a mediados de este mes que las dificultades que tienen las organizaciones humanitarias para llevar ayuda al país afecta a cerca de un millón de niños.

Tanto el Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR) como la Unión Europea han desplegado alrededor de 3.000 soldados para proteger a la población civil y restablecer el orden. También España se unirá esta misma semana a la misión con el envío de 50 militares de operaciones especiales y 25 guardias civiles.

Moussa e Ibrahim se encuentran con su hermana

1. Antes de reencontrarse con su madre, Moussa de diez años e Ibrahim de once fueron encontrados por su hermana Mairama en el pueblo de Gbiti. Los niños habían estado caminando en busca de refugio durante cuatro meses.

Los tres hermanos se dirigen al autobús

2. Moussa e Ibrahim, con su hermana mayor Mairama, caminan hacia los autobuses con sus pertenencias. Uno de ellos, organizado por ACNUR, los llevará de Gbiti a un campamento móvil de refugiados donde su madre y sus otros siete hermanos les están esperando.

Moussa sube a uno de los autobuses

3. Moussa sube a uno de los autobuses que le llevará al campamento que se encuentra a cuatro horas de distancia. ACNUR organiza viajes varias veces a la semana para transportar a los refugiados desde la frontera a los campamentos.

Trayecto desde Gbiti al campamento de refugiados

4. Ibrahim no supo durante todo el trayecto al campamento que iba a volver a ver al resto de su familia.

Reencuentro entre Moussa y su madre

5. Finalmente el viaje acaba y Ramatou puede abrazar y besar a sus hijos. No les ha visto desde hace cuatro meses y hasta ahora no sabía si seguían con vida.

Madre e hijo caminan cogidos de la mano

6. Ramatou sostiene la mano de Moussa mientras lo lleva a la recepción del campamento donde él y su hermano serán registrados por ACNUR y recibirán comida caliente.

La hermana mayor de los niños le cuenta a su madre

7. Ramatou y su hija Mairama esperan en la recepción del campamento mientras ésta última le cuenta a su madre cómo encontró a sus hermanos en Gbiti.

Ramatou camina feliz con sus hijos

8. Un día después de la llegada de Moussa e Ibrahim, la madre camina junto a cuatro de sus hijos.

Seis de los hijos comen de un bol en el campamento

9. Seis de los niños comen de un bol ante la atenta mirada de su madre.

Ramatou descansa finalemente con sus hijos

10. Ramatou descansa junto a algunos de sus hijos, entre ellos se encuentra finalmente Ibrahim. Es la primera vez en cuatro meses que Ramatou consigue dormir bien.

Ramatou y sus siete hijos posan frente a su refugi

11. Ramatou y su hija Mairama posan en frente de su refugio con los siete niños. Todavía el hijo mayor de ésta y su marido están desaparecidos.