Actualizado 31/05/2007 13:56 CET

España/Letonia.- Dos jóvenes españoles, encarcelados desde hace dos semanas en Letonia por robar unas banderas

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Dos jóvenes españoles que se encontraban de turismo en Letonia se encuentran en una cárcel del país desde el pasado 16 de mayo, cuando fueron arrestados por descolgar y llevarse unas banderas letonas que estaban colgadas en unas farolas. Según explicó a Europa Press el 'número dos' de la Embajada española en Riga, Bernardo López, la Fiscalía les acusa de "robo en grupo" y "ultraje a la bandera letona", delitos que en el país báltico están penados con hasta seis años de cárcel respectivamente.

Según indicó López, los dos jóvenes españoles, Miguel Angel López Beltrán y Edén Galván Suárez, fueron arrestados junto otros cinco jóvenes portugueses. Al parecer los jóvenes "estaban tomándose unas copas y se les ocurrió descolgar unas banderas letonas de unas farolas", por lo que fueron arrestados, señaló.

Tres de los portugueses detenidos "no habían participado" en el presunto robo, ya que en ese momento se encontraban "caminando unos 100 metros por delante", a pesar de lo cual "les detuverion y estuvieron 15 días detenidos", relató el responsable de la Embajada.

Por su parte, una amiga de los españoles explicó que los jóvenes portugueses puestos en libertad llegarán hoy al Aeropuerto de Barajas, en Madrid. Según explicó, los jóvenes, todos ingenieros de entre 20 y 30 años, se encontraban de turismo en el país.

Bernardo López aseguró que desde la representación diplomática se están haciendo "muchas gestiones", aunque hasta el momento están siendo "infructuosas". Desde la Embajada se cree que el asunto no debería haberse encauzado por la vía penal, sino que tendría que haberse considerado "una falta administriva".

Sin embargo, el fiscal que lleva el caso ha decidido pedir la pena máxima para los dos cargos que se les imputan, a pesar de que "la propia Policía entiende que no hubo ultraje" y los jóvenes aseguran que en ningún momento era ésta su pretensión, sino que simplemente querían las banderas "como recuerdo".

Según explicó el responsable, los dos españoles se encuentran "con ánimo todavía", aunque "muy sorprendidos" porque consideran "desproporcionada" la respuesta de las autoridades ante lo que no es más que una "gamberrada".

López dijo que hasta "hace unos días", eran más optimistas respecto a una pronta resolución del caso, porque parecía que el abogado de los jóvenes iba a llegar a un acuerdo con la Fiscalía, pero ayer se supo que iba a ser posible.

La situación de uno de los dos jóvenes es "mejor" que la del otro, ya que "no habla inglés" y cuando le juzgaron en la vista preliminar no pusieron a su disposición ningún intérpretel lo que supone "un caso claro de indefensión", que utilizará en su defensa el abogado.

La amiga de los jóvenes explicó que su situación "no es buena". "La primera semana ni siquiera les dieron nada para asearse", dijo. Por su parte López explicó que las condiciones en las prisiones "no son buenas, son muy malas", como "la propia presidenta de la República", Vaira Vike-Freiberga, ha reconocido.