Publicado 13/04/2016 18:53CET

La Eurocámara pide avanzar en el expediente a Polonia si no respeta el Estado de Derecho

BRUSELAS, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El pleno de la Eurocámara ha criticado que las reformas del Gobierno ultraconservador polaco han llevado a la parálisis del Tribunal Constitucional del país, poniendo en riesgo la democracia y el Estado de Derecho, y le han exigido que cumpla las recomendaciones del Consejo de Europa ya que, en caso contrario, la Comisión Europea pasará a la siguiente fase del expediente que le abrió el año pasado.

En una resolución no vinculante aprobada por 513 votos, 142 en contra y 30 abstenciones, los eurodiputados han reclamado a las autoridades polacas que publiquen y ejecuten sin más dilación las sentencias del Tribunal Constitucional, en línea con las recomendaciones de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa y tal y como también le reclama la Comisión Europea.

Los eurodiputados han respaldado los esfuerzos de diálogo del Ejecutivo comunitario con las autoridades polacas por encontrar una salida a la crisis actual por sus polémicas reformas para estrechar el control sobre el Tribunal Constitucional y los medios de comunicación públicos.

Pero advierten de que si el Gobierno polaco no cumple con las recomendaciones planteadas, la Comisión Europea debería activar la siguiente fase del expediente que le abrió el pasado 18 de enero en el marco del nuevo instrumento europeo para responder a las amenazas "sistémicas" al Estado de Derecho en los países de la UE.

La evaluación preliminar que abrió el Ejecutivo comunitario sobre las medidas de Polonia en enero es el paso previo a la activación formal --que sería la primera vez que se hace desde su creación en 2014-- del marco que le da poderes para evaluar posibles "amenazas sistemáticas" al Estado de Derecho en la Unión Europea. Este marco se interpreta como fase previa a la activación del Artículo 7 del Tratado de la UE que, en los casos más graves, prevé la suspensión del derecho de voto de un Estado miembro.

El vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, avanzó el pasado 6 de abril que continuarán el diálogo tras valorar la voluntad del Gobierno polaco de "iniciar un diálogo para encontrar una salida a esta crisis" aunque persisten las divergencias en torno al "punto de partida" que Bruselas exige que sea la publicación y ejecución de las sentencias del Tribunal del Constitucional.

En todo caso, advirtió de que la Comisión Europea no ha "congelado nada", en alusión al expediente abierto a Polonia e insistió en que "una solución es urgente".

Para leer más