Fayulu pierde apoyos clave un día después del acuerdo para que sea candidato opositor de unidad en RDC

Manifestación a favor de Martin Fayulu en Kinshasa
REUTERS / KENNY-KATOMBE BUTUNKA
Publicado 12/11/2018 21:04:15CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Martin Fayulu, candidato pactado este domingo en Ginebra por la oposición como propuesta de concertación para las próximas elecciones presidenciales en República Democrática del Congo, ha recibido este lunes dos serios reveses con el anuncio de dos de los firmantes, Félix Tshisekedi y Vital Kamerhe, de su retirada del acuerdo.

El revés más duro ha sio el de Tshisekedi, quien tras el rechazo frontal de la militancia y el aparato de su partido, la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), ha tenido que dar marcha atrás. "Retiro mi firma. No puedo ir en contra de las bases. Firmaría la muerte de mi carrera política", ha explicado Tshisekedi en una entrevista en Top Congo FM.

La decisión de Tshisekedi se produce tras intensas movilizaciones callejeras de simpatizantes de la UDPS a las que se han sumado además los de la Unión para la Nación Congoleña (UNC) de Vital Kamerhe. "Hoy se ha unido la base política. Hay que escuchar sus quejas. Retiro mi firma por respeto a la voluntad de mis bases", ha apuntado Kamerhe en Top Congo FM.

Otros dos firmantes, Adolphe Muzito y Freddy Matungulu, han reafirmado sin embargo su apoyo a Fayulo de cara a las elecciones del 23 de diciembre. Fayulu intentará vencer al candidato oficialista, el exministro del Interior Ramazani Shadary.

El encuentro de Ginebra, mediado por la Fundación Nelson Mandela, ha contado con la presencia de personalidades de la oposición como Jean-Pierre Bemba, Moise Katumbi, Adolphe Muzito, Freddy Matungulu, Vital Kamerhe y Félix Tshisekedi. Sirvió además para acordar un programa común de gobierno, la financiación de la campaña electoral y un equipo común para llevarla a cabo.

El rival más importante de Fayulu sería Ramazani Shadary, pero un reciente sondeo revela que el 57 por ciento no ven con buenos ojos al candidato del Partido del Pueblo para la Reconstrucción y la Democracia (PPRD) del presidente saliente Joseph Kabila.

Tras años de especulaciones sobre sus intenciones, Kabila aceptó a principios de agosto obedecer el límite de dos mandatos impuesto por la Constitución del país centroafricano. Sin embargo, los constantes retrasos en la convocatoria de elecciones han sumido el país en el caos y en la violencia política, que se ha cobrado las vidas de decenas de personas y causado que partes del país hayan acabado en manos de insurgentes que han amenazado con seguir la lucha hasta que el presidente, quien lleva en el cargo desde 2001, abandone el poder.

Alrededor de 40 millones de personas se encuentran inscritas para votar en las elecciones en el país, que no ha conocido hasta la fecha una transición pacífica de poder. Los comicios deberían haberse celebrado en diciembre de 2016, pero Kabila prolongó su segundo y último mandato.