Las fuerzas nigerianas asaltan una mezquita y matan a decenas de islamistas

Actualizado 30/07/2009 16:03:37 CET

LONDRES, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Nigeria asaltaron este jueves una mezquita en la ciudad de Maiduguri, en el norte del país, y mataron a decenas de islamistas pertenecientes a la secta Boko Haram, responsable de los incidentes violentos de la última semana que podrían haber dejado unos 300 muertos.

Durante el asalto los efectivos nigerianos mataron a muchos combatientes que se habían escondido en la mezquita, pero otros consiguieron huir y en su fuga atacaron varias comisarías de Policía a pesar del despliegue de 1.000 soldados adicionales en las calles de la ciudad, capital del estado de Borno.

Las autoridades aseguran que el líder de Boko Haram, el clérigo Mohamed Yusuf, se esconde en Maiduguri, motivo del asalto a la mezquita, pero después informaron de que éste había conseguido escapar con un grupo de unos 300 seguidores.

Días después de que estallara la violencia en el norte de Nigeria por la detención de dos miembros de Boko Haram, el portavoz del Ejército, Chris Olukolade, declaró a la BBC que el orden todavía no ha sido restituido en Maiduguri, la ciudad más afectada.

"El enclave de las personas que han provocado el problema está bajo un mejor control y en poco tiempo creemos que todo el mundo podrá volver a su actividad habitual en esta zona", añadió. De hecho, el Gobierno suavizó ayer el toque de queda, permitiendo así a la gente estar más tiempo en la calle al anochecer.

PODRÍA HABER 300 MUERTOS

Las últimas muertes podrían haber elevado el número de fallecidos a 300, aunque las cifras oficiales sólo hablan de casi 200 en los choques en varias ciudades del norte de Nigeria. En el vecino estado de Yobe, las autoridades informaron de que han recuperado los cadáveres de 33 islamistas después de un combate cerca de la localidad de Potiskum, mientras que más de 50 personas han fallecido en los choques en Bauchi.

La violencia estalló cuando miembros de Boko Haram, que aboga por la imposición de la 'sharia' o ley islámica en Nigeria, fueron detenidos el pasado domingo en el estado de Bauchi por la presunta organización de un ataque contra una comisaría.

Los seguidores de Yusuf, armados con machetes, cuchillos, fusiles de caza y cócteles molotov de fabricación casera, han atacado desde entonces iglesias, comisarías, cárceles y edificios del Gobierno. Las protestas se extendieron por casi todo el norte del país.

El presidente del país, Umaru Yar'Adua, afirmó que los servicios de inteligencia llevan siguiendo la pista a Boko Haram, al que se conoce como "los talibán nigerianos", durante años. Por ello, tras la oleada de violencia, ha pedido a las fuerzas de seguridad que tomen todos los pasos necesarios para "contenerlos de una vez por todas".