Fugados varios miembros de Estado Islámico de una cárcel ubicada en el norte de Irak

Publicado 13/12/2018 18:40:32CET

BAGDAD, 13 Dic. (Reuters/EP) -

Un total de 21 presos, la mayoría de ellos miembros del grupo yihadista Estado Islámico encarcelados por cargos de terrorismo, se han fugado de una prisión en el norte del país, si bien 15 de ellos ya han vuelto a ser capturados.

La fuga ha tenido lugar en la cárcel de Sosa, ubicada cerca de la ciudad de Suleimaniya, en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí. En ella hay encarcelados principalmente yihadistas capturados durante los combates que arrancaron en 2014 y terminaron a finales de 2017.

Fuentes de seguridad han detallado que la fuga tuvo lugar a última hora del miércoles y han agregado que los seis que no han sido capturados están en paradero desconocido. Pese a estar en el Kurdistán, la prisión está bajo control del Gobierno federal.

La fuga tuvo lugar horas después de que un tribunal iraquí condenara a muerte a seis personas por un atentado perpetrado por el grupo yihadista en 2015 en un mercado la provincia de Diyala (este) que se saldó con la muerte de 130 personas.

El atentado fue perpetrado por un terrorista suicida que hizo estallar un camión cargado de explosivos en un mercado de Jan Bani Saad, una localidad ubicada al noreste de Bagdad y de mayoría chií. El lugar estaba lleno debido a que la población se preparaba para celebrar el Eid al Fitr.

Cientos de personas han sido sentenciadas a muerte en el país por su pertenencia al grupo yihadista, y los grupos defensores de los Derechos Humanos han acusado a las autoridades de estar cometiendo irregularidades en los procesos judiciales y de llevar a cabo juicios sin garantías para sentenciar a los arrestados.

El entonces primer ministro de Irak, Haider al Abadi, anunció el 9 de diciembre el "fin de la guerra" contra Estado Islámico en el país, después de que los militares recuperaran los últimos bastiones que aún permanecían bajo control de la organización yihadista.