El futuro comisario de Justicia se compromete a vigilar la aplicación de la euroorden y revisarla si no funciona

Publicado 02/10/2019 10:38:37CET
Didier Reynders
Didier Reynders - Thierry Roge/BELGA/dpa

Apela a la unidad de Europa y alerta de la amenaza de nacionalismos y populismos

BRUSELAS, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El comisario designado de Justicia, el liberal belga Didier Reynders, ha reiterado este miércoles en su examen ante el Parlamento europeo que se compromete a vigilar la aplicación de la orden europea de detención y entrega por parte de los Estados miembros, así como a revisar el sistema si la evaluación que Bruselas está llevando a cabo concluye que no funciona.

"Seguiré vigilando la aplicación y trabajaré estrechamente con ustedes y con los Estados miembro para seguir mejorándola. Tendremos que analizar con atención a lo que necesita ser hecho, tras la completa evaluación que se está realizando", ha dicho Reynders en su intervención inicial en la audición de tres horas a la que se somete para obtener el aval de la Eurocámara.

El aún viceprimer ministro en funciones del Gobierno belga también ha asegurado que "a la luz" de las conclusiones que el Ejecutivo comunitario saque de la evaluación en curso, él mismo considerará "seriamente" si procede "presentar una propuesta para revisar" la euroorden.

Además, ha apuntado la necesidad de avanzar para adaptar los sistemas judiciales nacionales y señalado la importancia de "reforzar el clima de confianza" entre los Estados miembro.

Reynders ya apuntó esta estrategia en el cuestionario escrito que tuvo que presentar ante la comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento europeo ante la que hoy se examina oralmente. En el cuestionario, los eurodiputados introdujeron una pregunta sobre este asunto a petición de ciudadanos, con el respaldo de 'populares' y liberales.

El que será comisario de Justicia de la Comisión de Ursula von der Leyen, si obtiene la luz verde de la Eurocámara, tendrá competencias en materia de Estado de derecho, Justicia y Protección del Consumidor.

En el repaso de las que serán sus prioridades en la legislatura que arrancará en noviembre, Reynders ha subrayado la protección de la paz, la seguridad y el bienestar de los ciudadanos, con el compromiso de proteger los valores comunes de democracia y derechos fundamentales.

LA AMENAZA DE LOS NACIONALISMOS Y POPULISMOS

En este marco, el político belga ha celebrado los logros de la Unión Europea, que, tras décadas de trabajo, legisla "para el bienestar de los ciudadanos, en lugar de luchar por territorios"; al tiempo que se ha comprometido a avanzar en el proyecto europeo, preservando la diversidad de culturas y lenguas de Europa.

También ha avisado de que para que Europa pueda ejercer una posición de liderazgo es necesario que actúe de manera "unida" y deje atrás los nacionalismos y populismos.

"El mundo que nos rodea se ha vuelto más fracturado y más inestable. Los valores que defendemos están amenazados por quienes quieren volver a la retórica nacionalista y populista que debería haber quedado en el pasado", ha defendido Reynders, para quien esta amenaza persiste por parte de "naciones que buscan dominar y no cooperar".

El liberal belga ha insistido, además, en su objetivo de reforzar los mecanismos para la protección y promoción del Estado de derecho dentro y fuera de la Unión Europea, incluido con un nuevo instrumento que prepara Bruselas para el control anual del cumplimiento por parte de los Estados miembro.

El objetivo, ha explicado, es supervisar en todos los Estados miembro que se respetan los principios y valores democráticos, "con mayor atención en donde haya riesgos identificados". "No dudaré en actuar si el Estado de derecho está en peligro, ni dudaré si la democracia está en juego", ha remachado.

SE DEFIENDE DE ACUSACIONES DE CORRUPCIÓN

Reynders también ha aprovechado su intervención inicial para defenderse de la acusaciones de corrupción y blanqueo de capitales que un exagente de los servicios de Seguridad del Estado belga presentó contra él.

En septiembre se dio a conocer que la Fiscalía había iniciado una investigación sobre el candidato a comisario por estas acusaciones, pero la semana pasada decidió cerrar el caso por falta de pruebas. La polémica volvió esta semana cuando el denunciante presentó una segunda denuncia por amenazas.

Reynders ha apelado a la presunción de inocencia y subrayado que las autoridades judiciales han desestimado el caso, al tiempo que ha asegurado ser víctima de "ataques maliciosos" por parte de alguien que busca "desestabilizar".

Contador