El Gobierno de Al Assad prepara una ofensiva por fases sobre Idlib, último bastión de la oposición siria

Soldados sirios en Damasco
REUTERS / OMAR SANADIKI - Archivo
Publicado 29/08/2018 21:29:02CET

La ONU teme que una campaña militar a gran escala pueda provocar otra "catástrofe humanitaria" en Siria

BEIRUT, 29 Ago. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Bashar al Assad prepara una ofensiva por fases sobre la provincia de Idlib y sus alrededores, en el noroeste de Siria, donde se encuentra el último bastión opositor, según ha informado este miércoles a Reuters una fuente cercana al régimen de Damasco.

La fuente, un cargo militar integrado en las fuerzas aliadas del Gobierno sirio, ha contado que la ofensiva comenzará primero en el sur y el oeste del territorio rebelde para ir avanzando poco a poco hacia la ciudad de Idlib. "Los detalles finales de la primera fase se completarán en las próximas horas", ha dicho.

Esta primera fase incluirá las ciudades de Jisr al Shughour y Al Ghab, en la zona occidental, y las localidades de Jan Sheijún, Al Latamená y Maarat al Numan, en el sur, ha precisado. Estas plazas permitirían a las tropas 'assadistas' controlar las carreteras que unen Alepo con Hama y Latakia.

La comunidad internacional espera una ofensiva inminente sobre Idlib. En las últimas semanas las fuerzas gubernamentales han lanzado panfletos desde el aire urgiendo a los rebeldes a rendirse y abrir un corredor humanitario para que los civiles puedan salir a zonas seguras.

Ya se han producido los primeros ataques aéreos y de artillería en las líneas de frente, dejando decenas de muertos y heridos, de acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres pero con una amplia red de informantes sobre el terreno.

Estos movimientos concuerdan con las declaraciones de Damasco y sus socios. El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha defendido el "derecho" de las autoridades sirias a limpiar Idlib de "terroristas", término con el que Al Assad y los suyos se refieren también a la oposición armada.

Además, en las últimas semanas el Gobierno ha insistido en su llamamiento a los refugiados sirios y los desplazados internos para que regresen a sus hogares. Sin embargo, la ONU y las ONG que trabajan sobre el terreno sostienen que el retorno seguro aún no es posible.

"CATÁSTROFE HUMANITARIA"

Naciones Unidas ha advertido de que la campaña militar sobre Idlib, donde viven tres miles de personas, de las cuales casi dos millones son desplazados internos, podría echar de sus casas a unas 700.000 personas provocando una nueva crisis humanitaria.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha vuelto a expresar este miércoles su "profunda preocupación" por "el creciente peligro de que se produzca una catástrofe humanitaria si hay una operación militar a gran escala en la provincia de Idlib".

Guterres "ha pedido urgentemente al Gobierno sirio y a todas las partes que ejerzan la contención y prioricen la protección a la población civil", al tiempo que ha instado a los países garantes del proceso de Astaná --Rusia, Turquía e Irán-- que "redoblen los esfuerzos para encontrar una solución política" para Idlib.

En concreto, ha recordado que "cualquier uso de armas químicas es totalmente inaceptable", haciéndose eco de las advertencias de Rusia, según las cuales la oposición siria y sus socios preparan un "montaje" para acusar a Al Assad de un nuevo ataque químico.