El Gobierno birmano rechaza que el TPI tenga jurisdicción para analizar la crisis rohingya

Refugiados rohingya en Bangladesh
REUTERS / MICHELLE NICHOLS - Archivo
Publicado 07/09/2018 18:35:24CET

RANGÚN, 7 Sep. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Birmania ha rechazado "rotundamente" la decisión en la que el Tribunal Penal Internacional (TPI) dice tener jurisdicción para investigar las supuestas "deportaciones" de musulmanes rohingya a Bangladesh, consideradas un posible crimen contra la Humanidad.

La oficina del presidente birmano, Win Myint, ha asegurado que la decisión del TPI, que se pronunció tras la iniciativa de la Fiscalía de abrir una investigación preliminar, es "el resultado de un procedimiento incorrecto" y "de dudoso mérito legal".

"Además, se han permitido acusaciones basadas en narraciones cargadas de horribles tragedias personales que no tienen nada que ver con la argumentación legal y que han añadido una presión emocional del tribunal", reza el comunicado de la Presidencia.

Aunque Birmania no es Estado miembro del TPI, los jueces de la corte han considerado que sí cabe la posibilidad de investigar las deportaciones a las que hace alusión la Fiscalía porque, al implicar un cruce de frontera, las víctimas estaban entrando en un país --Bangladesh-- que sí ha firmado el Estatuto de Roma.

Una misión de investigación de la ONU concluyó en agosto que las Fuerzas Armadas birmanas habían actuado con una "intención genocida" en el estado de Rajine, del que han huido más de 700.000 personas en el último año para escapar de la represión y la violencia. Los investigadores abogaron por imputar al jefe de las Fuerzas Armadas y a cinco altos cargos más.

Las autoridades birmanas, por su parte, han negado que hayan cometido atrocidades contra la minoría rohingya y han considerado que sus operaciones armadas estaban justificadas para contener la violencia miliciana.