Los golpistas de 2005 derrocan al primer presidente de Mauritania

Actualizado 06/08/2008 14:14:26 CET

Los golpistas de 2005 derrocan al primer presidente de Mauritania

Tras destituir a tres altos cargos militares

Foto de la Noticia
Foto: REUTERS + Ampliar


   NUAKCHOTT, 7 (Reuters/EP)

   Amal Mint Cheikh Abdallahi, el primer presidente elegido democráticamente en la historia de Mauritania, fue derrocado ayer mediante un golpe de Estado liderado por el jefe de la Guardia Presidencial, el general Mohamed Ould Abdelaziz, quien había sido destituido esta mañana junto a otros tres altos cargos militares y que había formado parte, al igual que los otros golpistas, de la junta militar que tomó el poder hace justamente tres años en otro golpe de Estado.

   Los militares han constituido un Consejo de Estado presidido por el propio general Abdelaziz y han anunciado la destitución de Abdallahi, quien en su momento llegó a ser considerado el "títere" de la junta militar de 2005.

   En un comunicado leído por la televisión estatal este mediodía se anunció la formadción de un Consejo de Estado. Aparte de Abdelaziz, quien hasta hoy era el jefe del Estado Mayor particupar del Presidente de la República (la Guardia Presidencial), el Consejo lo formarán otros tres militares, el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Mohamed Ould Cheikh Mohamed Ahmed; el jefe del Estado Mayor de la Guardia Nacional, el general Félix Negri; y el jefe del Estado Mayor de la Gendarmería, Ahmed Ould Bekrin.

   Todos ellos, destituidos esta mañana por decreto presidencial, formaron parte del Consejo Militar para la Justicia y la Democracia (CMJD) constituido tras el golpe de Estado de 2005 y son sospechosos de estar detrás de la dimisión de 25 diputados y 23 senadores que ayer renunciaron al partido del presidente Abdallahi. En su comunicado, el Consejo de Estado declara "nulo jurídicamente y de hecho" la destitución de los militares.

   El portavoz de la Presidencia, Abdoulaye Mamadou Ba, confirmó ayer que Abdallahi ha sido derrocado mediante "un golpe de Estado contra la legalidad constitucional", según informó la agencia panafricana de prensa APA. Por su parte, la hija del mandatario, Amal Mint Cheikh Abdallahi, explicó a Reuters que los agentes de seguridad del Batallón de Seguridad Presidencial (BASEP) irrumpieron en el Palacio Presidencial hacia las 9:20 (11:20 en España) y se llevaron a su padre, quien, según Mamadou Ba, ha sido trasladado a la sede de la Guardia Presidencial.

   Fuentes presidenciales indicaron bajo anonimato que el Ejército mauritano también ha capturado al primer ministro, Yahya Ould Ahmed El Waghef, y al ministro del Interior, Mohamed Yehdhih Ould Moctar el Hacen, pero no pudieron precisar su paradero. Al Yazira cree que el primer ministro podría encontrarse en un cuartel próximo al Palacio de Presidencia.

   Las televisiones y las radios locales dejaron de emitir ayer después de que los militares ocuparan sus instalaciones y detuvieran a sus trabajadores. Los accesos al Palacio han sido cerrados a los funcionarios que trabajan en él y diversas fuentes han informado de la presencia de militares en las calles de Nuakchott aunque testigos contactados por APA han asegurado que la situación en la capital es de calma.

TRES AÑOS DESPUÉS

   El golpe de Estado incruento del 3 de agosto de 2005 --cometido mientras el presidente Maaouya Ould Sid Ahmed Taya asistía a los funerales por el Rey Fahd de Arabia Saudí-- dio pie al surgimiento de un Consejo Militar para la Justicia y la Democracia dirigido por el jefe de la Policía Nacional y desde entonces presidente del país, Ely Ould Mohamed Vall.

   En medio de las condenas internacionales y tras la reforma de la Constitución, se inició un proceso democratizador que culminó en las elecciones de marzo de 2007, que dieron el poder a Abdallahi, considerado el candidato (para algunos sectores, el candidato "títere") de la junta militar. Abdallahi asumió el poder en abril de 2007.

   Los sucesos de ayer son el resultado de varios meses de grave crisis política, que se ha visto agravada en las últimas fechas. El pasado mes de mayo, el presidente destituyó al Gobierno a causa de las críticas al Ejecutivo por su respuesta al alza de los precios de los alimentos y a los ataques efectuados por el brazo de Al Qaeda en el norte de África. El nuevo Gobierno, formado sin la presencia de la opositora Unión de Fuerzas para el Progreso (UFP) y de los islamistas de Tawassoul, que habían formado parte del anterior gabinete, dimitió el pasado mes de julio cuando se iba a enfrentar a una moción de censura.

   Para agravar las cosas, un grupo de 48 parlamentarios afines al presidente abandonaron ayer en masa las filas del partido de Abdallahi, el Pacto Nacional para la Democracia y el Desarrollo (PNDD-ADIL), y anunciaron la creación de una nueva coalición, una acción que, según fuentes políticas, había sido apoyada por los mismos altos mandos militares que perpetraron el golpe de Estado de ayer.

PETRÓLEO Y DESIERTO

   Mauritania es un país situado a caballo entre el África negra y el África árabe. Con 1.025.220 kilómetros cuadrados de superficie (más del doble que España), en su gran mayoría desértica, apenas cuenta con 800 kilómetros de carreteras asfaltadas.

   El 99,5 por ciento de los más de tres millones de habitantes de la República Islámica de Mauritania profesa la religión oficial del Estado, el Islam. Aparte, el 70 por ciento de la población está formada por los llamados moros, árabes bereberes. La mayoría de los habitantes negros, residentes en el sur, pertenecen a los grupos étnicos Fulani y Soninke. Los idiomas predominantes son el árabe y francés (oficiales), el bassanya (un dialecto árabe) y los africanos fulani y sarakole, que se hablan en el sur.

   La historia del país está plagada de golpes de Estado desde su independencia de Francia en noviembre de 1960. Su primer presidente, Moktar Ould Daddah, quien dirigió un régimen de partido único de inspiración socialista, fue derrocado en julio de 1978 por Mustafá Ould Mohamed Salek, quien a su vez fue derrocado en diciembre de 1984 por Taya.

   Durante sus casi 21 años en el poder, Taya --bajo cuyo régimen se impuso la Ley Islámica ('sharia')-- fue reelegido varias veces en elecciones de dudosa legalidad, hasta su derrocamiento en agosto de 2005 por los mismos golpistas que hoy mismo acabaron con la Presidencia de Abdallahi.

   El país también ha sufrido importantes violaciones de Derechos Humanos a lo largo de su historia. En la actualidad se estima en 200.000 el número de refugiados mauritanos que se encuentran en Senegal y Malí. Aparte, Mauritania permitió legalmente la esclavitud hasta 1980, 20 años después de su independencia. Esta práctica sigue siendo común, pese a que el Gobierno la convirtió en delito el año pasado.

   Los principales productos de exportación del país son el pescado, el ganado y el mineral de hierro, pero a principios de 2006 Mauritania empezó a producir petróleo, con una media de 75.000 barriles al día procedentes de la plataforma marítima de Chinguetti, puesta en marcha por la compañía australiana Woodside y actualmente en poder de la malasia Petronas.

   No obstante, las dificultades para extraer más petróleo de las reservas han sido la causa de que la producción haya descendido por debajo de los 15.000 barriles en la plataforma de Chinguetti. Debido a ello, el crecimiento económico global del país en 2007 fue de sólo un 0,9 por ciento. Se da la circunstancia de que el tramo de la economía no dependiente del petróleo creció un 5,7 por ciento en ese mismo periodo.

   En febrero de 2008, el Fondo Monetario Internacional (FMI) informó de que los 2.000 millones de dólares prometidos por los donantes en diciembre deberían ayudar a Mauritania a crecer más de un 4,5 por ciento este mismo año. Aparte, algunas compañías petroleras, entre ellas la francesa Total, están haciendo prospecciones en otras zonas de la costa del país para buscar nuevos yacimientos de crudo.