Publicado 04/03/2020 18:35CET

Grecia usa la sentencia de Estrasburgo sobre España para justificar la suspensión de asilo

BRUSELAS, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Grecia ha defendido este miércoles la legalidad de suspender durante un mes el procedimiento de tramitación de asilo y ha asegurado que esta decisión está avalada por los tribunales, poniendo como ejemplo la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre las devoluciones en Melilla.

En una rueda de prensa en Bruselas, el ministro de Estado griego, Giorgos Gerapetritis, ha defendido que la medida de Atenas es "absolutamente legal" y se basa en las restricciones a las solicitudes de asilo que permiten tanto el Derecho Internacional como el de la UE, ante "amenazas inminentes" a la seguridad y salud pública.

"Esto fue reafirmado por varias instancias jurídicas, como en la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre el retorno de personas que entraron ilegalmente en Melilla. La Corte dice que hay un derecho soberano de los estados a prohibir las solicitudes de asilo a personas si han llegado en una entrada masiva y violenta", ha señalado el ministro heleno.

En febrero el Tribunal de Estrasburgo avaló las 'devoluciones en caliente' en la frontera española y anuló su condena a España de 2017 por estas prácticas. El TEDH consideró que los migrantes denunciantes "se pusieron ellos mismos en una situación de ilegalidad al intentar entrar deliberadamente en España por la valla de Melilla".

Grecia anunció este domingo la suspensión de la tramitación de demandas de asilo, después de que Turquía amenazara con aumentar la presión migratoria en la UE, como reacción al ataque de las fuerzas sirias en Idlib en el que murieron 34 militares turcos. Atenas denuncia que las autoridades turcas han "orquestado" el desplazamiento de migrantes a zonas fronterizas mediante "canales oficiales", buscando favorecer los objetivos geopolíticos del presidente, Recep Tayyip Erdogan.

Aparte de la sentencia sobre Melilla, Gerapetritis ha hecho referencia a otra restricción de las solicitudes de asilo avalada en 2016 por el Tribunal de Justicia Europeo (TUE), sobre Eslovenia, Eslovaquia y Hungría, en medio de la oleada migratoria. Así, ha insistido en que el paso dado por Grecia es una medida "legitima y proporcionada" para lidiar con flujos "impredecibles y excesivos" de peticiones de asilo.

VOLVER A LA NORMALIDAD EN MENOS DE UN MES

Con todo, Gerapetritis ha señalado que Grecia espera poder normalizar la situación migratoria antes del periodo de un mes que estableció el Ejecutivo heleno para interrumpir las peticiones de asilo.

"Es legítimo y necesario para salvaguardar la arquitectura del asilo, pero esperamos poder volver a la normalidad antes del plazo de un mes", ha resumido ante las preguntas de los periodistas en Bruselas, donde este miércoles se reúnen los ministros de Interior del bloque europeo.

Según sus datos, en la frontera con Turquía hay entre 10.000 y 15.000 personas esperando para cruzar ilegalmente, algo que ha recalcado que Grecia no permitirá. "No vamos a permitir a nadie entrar en el país sin documentos legales", ha insistido Gerapetritis.

ACUSA A TURQUÍA DE 'FAKE NEWS' EN LA FRONTERA

Asimismo, ha rechazado categóricamente que se hayan producido muertos en la frontera terrestre entre Grecia y Turquía, acusando a Ankara de fabricar "fake news" sobre la crisis migratoria. "La Policía y las Fuerzas Armadas griegas no han usado nunca armas contra los migrantes y por eso es obvio que no puede haber ningún tipo de víctima", ha reiterado.

Este miércoles Atenas y Ankara se han enzarzado con informaciones cruzadas sobre la situación en el paso fronterizo, después de que las autoridades turcas informaran de que había un muerto y cinco heridos por disparos de las fuerzas helenas.

Con respecto al apoyo mostrado por los socios europeos y por el Ejecutivo comunitario, el ministro ha tachado de "remarcable" que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, se desplazara hasta el paso de Kastaniés y demostrara la "solidaridad europea" dando un mensaje "fuerte" de la unidad de la UE.

El Gobierno griego ha insistido en que, en todo caso, no se trata de una cuestión de dinero, después de que Bruselas anunciara 700 millones para gestionar la crisis. A su juicio se debe apoyar a Grecia porque defiende la frontera europea y no puede quedarse sola en esta tarea. "Es una cuestión de solidaridad europea, necesitamos tener detrás a los socios y la UE debe gestionar esto", ha zanjado el titular de Estado.

Para leer más