Publicado 13/01/2016 10:52CET

Un grupo leal a Estado Islámico reivindica el ataque contra centro de vacunación en Pakistán

Atentado contra centro vacunación contra la polio en Quetta
STRINGER . / REUTERS

QUETTA (PAKISTÁN), 13 Ene. (Reuters/EP) -

El grupo islamista Jundulá, vinculado a los talibán paquistaníes y que juró lealtad a Estado Islámico, ha reivindicado la autoría del atentado suicida cometido este miércoles contra un centro de vacunación contra la polio en la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán.

La bomba ha estallado junto a un furgón policial que acababa de llegar al centro para escoltar a los trabajadores encargados de la vacunación en el marco de la campaña para inmunizar a todos los niños menores de 5 años en la provincia de Baluchistán.

"Ha sido un atentado suicida, hemos recabado pruebas en el lugar de los hechos", ha declarado el jefe de la Policía provincial, Ahsan Mehboob, a Reuters. "El equipo policial había llegado para escoltar a los trabajadores de la campaña contra la polio", ha añadido.

Ahmed Marwat, que se ha identificado como comandante y portavoz de Jundulá, ha dicho que este grupo es el responsable del ataque. "Reivindicamos el atentado con bomba contra una oficina contra la polio. En los próximos días llevaremos a cabo más ataques contra oficinas y trabajadores de la vacunación contra la polio", ha declarado por teléfono.

Los equipos que trabajan en Pakistán para inmunizar a los niños contra el virus han sido objetivo frecuente de ataques por parte de los talibán y de otros grupos insurgentes, que afirma que la campaña sirve para encubrir a espías occidentales, o acusan a los trabajadores de distribuir vacunas que buscan esterilizar a los niños.

Las víctimas de este último ataque son doce policías, un oficial paramilitar y dos civiles, mientras que otras 25 personas han resultado heridas, según las autoridades, que estiman que la bomba contenía unos 5 kilos de explosivos.

Pakistán y el vecino Afganistán son los dos únicos países en el mundo donde la polio sigue siendo endémica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La campaña de vacunación en Pakistán ha tenido un cierto éxito, ya que el año pasado se redujo el número de casos.

Para leer más