Guinea Ec.- El Gobierno en el Exilio denuncia la muerte cinco miembros del partido de Moto en las redadas de Malabo

Actualizado 16/03/2008 13:44:51 CET

Reclama una fuerza de interposición internacional "que proteja al pueblo de las manos asesinas de Obiang Nguema"

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El autoconstituido Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio, presidido por Severo Moto, ha denunciado que la "ola de represión" iniciada por las autoridades contra miembros del Partido del Progreso (PPGE) de Severo Moto, al que han acusado de un nuevo intento de golpe de Estado, se ha cobrado la vida de cinco militantes de esta formación. Asimismo, ha solicitado la implicación de España, la ONU, Estados Unidos y la UE para acabar con la "tiranía" y el envío de "una fuerza de interposición que proteja al pueblo de las manos asesinas" del presidente Teodoro Obiang Nguema.

"Según fuentes solventes desde Malabo la ola de represión contra miembros del Partido del Progreso presidido por Severo Moto se ha cobrado ya la vida de cinco militantes del PPGE a manos de las fuerzas represoras de Obiang Nguema", aseguró el Ejecutivo de Moto, con sede en Madrid, en un comunicado.

"Grupos de militares de Obiang, absolutamente incontrolados, requisan y detienen a todo aquel que pertenezca o simpatice con el partido democrático de Severo Moto", prosiguió. "El pueblo vive en estos momentos amenazado y aterrorizado ante un nuevo ejemplo de terrorismo de estado protagonizado por el dictador Obiang Nguema", añadió.

Según el comunicado, Severo Moto y los altos representantes del Partido del Progreso y de otras fuerzas políticas se han reunido en España "para decidir una respuesta contundente y conjunta a los graves acontecimientos que están ahora en Guinea Ecuatorial".

INTERPOSICIÓN INTERNACIONAL

El Gobierno en el Exilio ha reclamado también "una fuerza de interposición que proteja al pueblo de las manos asesinas de Obiang Nguema", ya que "mientras nadie se interponga y obligue a que se produzca la paz entre la tiranía y el pueblo guineano, estaremos siempre presenciando la sangría de ese pueblo abandonado a su triste suerte".

Asimismo, el Gobierno en el Exilio solicita "ayuda urgente al Gobierno español y a todas las fuerzas políticas democráticas representadas en sus cámaras, al Rey de España y a la Iglesia, desde su responsabilidad como antigua metrópoli para que sin tardanza ponga en marcha procedimientos encaminados a llevar la democracia y el Estado de derecho a Guinea Ecuatorial, y para que sin tardanza utilice sus poderosas influencias sobre la dictadura para detener esta masacre contra miembros del Partido el Progreso".

El Gobierno en el Exilio solicita también "urgentemente" la ayuda de Naciones Unidas "para que de forma inmediata establezca los procedimientos necesarios para poner fin primero a esta nueva represión, y después a la tiranía de Obiang Nguema".

También reclama ayuda urgente del Gobierno de Estados Unidos, "para que intervenga de forma inmediata y ponga fin a los asesinatos y al régimen de terror que se vive en Guinea Ecuatorial", y a la Unión Europea, "para que de forma inmediata proceda a instaurar la democracia y el Estado de derecho en nuestro pueblo, y acuse de forma directa a Obiang Nguema por crímenes contra la Humanidad y pueda ser detenido juzgado y condenado en los altos tribunales que defienden los derechos de todo ser humano".

El Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio "exige a la dictadura terrorista de Obiang Nguema que detenga los asesinatos bajo custodia, que detenga las redadas y las detenciones y que libere de forma inmediata a todos nuestros compañeros detenidos, así como al resto de presos políticos que agonizan en las celdas de Black Beach".

"El Gobierno en el Exilio quiere recordar a los dirigentes y participantes en la dictadura de Guinea Ecuatorial que ningún crimen quedará impune y que todos los que estáis atormentando al pueblo de Guinea Ecuatorial seréis juzgados y condenados por vuestros delitos. eso sí, con las garantías jurídicas y humanas que vosotros negáis a vuestros pueblo, a vuestros hijos", prosiguió el comunicado.

El Gobierno en el Exilio ha reclamando también que se abra una investigación sobre los hechos de Malabo, en la que establezcan los culpables y se tomen las medidas judiciales adecuadas, "antes de las torturas y asesinatos que ya se anuncian".

LOS HECHOS, SEGÚN EL GOBIERNO

En un comunicado difundido el pasado miércoles por la noche, el ministro portavoz del Gobierno de Guinea Ecuatorial, Santiago Nsobeya, aseguró que ese mismo día los Servicios de Seguridad del Estado acababan de descubrir "un importante alijo de armas de guerra y cuantiosas municiones también de guerra, consistentes en fusiles de asalto y armas cortas en poder del ecuatoguineano Saturnino Nkogo Mbomio".

Estas armas, según el Gobierno de Malabo, habían sido "enviadas desde el Reino de España por el también ecuatoguineano Damián Motu Nguema, alias 'Mutti', por órdenes de Severo Moto Nsa, destinadas a crear una revuelta en el país que pudiera conllevar perdidas de vidas humanas y de bienes materiales". 'Mutti' fue detenido la semana pasada en Torrejón de Ardoz (Madrid) bajo la acusación de "tráfico de armas y asociación ilícita".

En el comunicado, el Gobierno de Malabo aseguró también que el supuesto intento de golpe de Estado guarda relación con el hallazgo por parte de la Policía el pasado 4 de marzo en el puerto de Sagunto (Valencia) de dos armas largas de combate --un CETME y un mosquetón-- y una corta en el maletero de un coche viejo que iba a ser embarcado en un buque con destino a Malabo, y del que informó dos días más tarde el diario 'Las Provincias'.

SATURNINO NKOGO MBOMIO

El portavoz del Gobierno aseguró también que "los autores de los hechos descritos han sido arrestados" y que se han iniciado las diligencias policiales correspondientes, "concluidas las cuales, las personas encartadas serán puestas a disposición de los Tribunales de Justicia".

En principio, según las primeras informaciones, los detenidos fueron Juan Michá, alias 'Opalón', Gerardo Angüé, alias 'Batería', y Saturnino Nkogo Mbomio, residente en New Building, el barrio de Malabo en el que se habrían encontrado las armas. Tras un "exhaustivo registro" en la casa de Saturnino Nkogo habrían sido localizados tres fusiles, dos CETME y un tercero con mira telescópica.

La Asociación para la Solidaridad Democrática con Guinea Ecuatorial (ASODEGUE) indicó ayer que en la noche del jueves al viernes la Policía detuvo a un número importante de personas, "que algunas fuentes elevan a veinte", y uno de los detenidos, Saturnino Nkogo Mbomio, falleció en el penal malabeño de Black Beach, pese a lo cual "la televisión sigue repitiendo la comparecencia de Nsobeya con imágenes de Saturnino sin decir que ha muerto".

Fuentes del interior del país citadas por ASODEGUE indicaron que Saturnino Nkogo Mbomio, militante del PPGE, de unos 60 años de edad, fue detenido a las nueve de la noche del martes y pasó esa noche en una de las comisarías de Malabo. El miércoles por la mañana, siempre según estas fuentes, la Policía y varios altos cargos (un ministro entre ellos) acudieron a su casa para registrarla.

Fue un registro largo en el que durante mucho rato no encontraron nada, hasta que finalmente advirtieron que en el suelo de la casa había señales de una obra reciente. Fue allí donde localizaron los CETMES. Esa misma tarde del miércoles se produjeron las detenciones de otros dos militantes de Opalón y Batería y por la noche compareció Nsobeya en televisión.

"Saturnino Nkogo fue asesinado en la noche del miércoles al jueves", según ASODEGUE. La familia recibió la notificación el mismo jueves, aunque al parecer no saben las circunstancias en las que se produjo la muerte.