Guterres reclama más fondos para contener el brote de ébola en República Democrática del Congo

RDCongo.- Guterres reclama más fondos para contener el brote de ébola en República Democrática del Congo
REUTERS / BAZ RATNER
Actualizado 09/05/2019 18:40:29 CET

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha alertado de que el brote de ébola que afecta al este de República Democrática del Congo (RDC) sigue sin estar contenido y va ya por su décimo mes, por lo que ha apelado a la solidaridad internacional para reforzar la respuesta "en este momento crítico".

El Ministerio de Sanidad congoleño estima que 1.600 personas han contraído la enfermedad, de las cuales al menos 1.069 han perdido la vida. Los esfuerzos para contener el brote se han topado con distintas dificultades, desde las suspicacias de la población local a la presencia de grupos armados.

Guterres ha expresado a través de un portavoz su "preocupación" por la aparición de nuevos casos y ha trasladado sus condolencias a las familias de las víctimas. Sin embargo, también ha querido reconocer la "valentía" del personal que trabaja sobre el terreno "en un complicado contexto marcado por el conflicto y la inseguridad".

Más de 100.000 personas han sido vacunadas en el marco de una campaña en la que colaboran las autoridades locales y Naciones Unidas, aunque, como ha recordado Guterres, "la implicación de la población local es la clave para controlar con éxito el brote".

"En este punto crítico, se necesitan recursos adicionales", ha añadido el máximo responsable de la ONU, que ha instado a los Estados miembro de la organización y a otros aliados a "garantizar que las agencias tienen los recursos que necesitan", según un comunicado.

Por su parte, el Ministerio de Sanidad ha informado durante la jornada de un nuevo ataque contra un centro de salud en Katwa, una de las localidades afectadas por el brote, así como el asesinato de uno de los trabajadores de respuesta al ébola.

"Un agente del equipo de entierros dignos y seguros fue asesinado en Vuhovi en la noche del 7 al 8 de mayo", ha dicho en un comunicado, en el que ha resaltado que en esta misma zona fue secuestrado y asesinado un enfermero en febrero de este mismo año.

El brote se ha visto agravado por los ataques de milicias, con cinco de estos asaltos contra los centros de tratamiento del ébola en los últimos meses, lo que propició que Médicos Sin Fronteras suspendiera temporalmente sus operaciones en dos de las zonas más afectadas.

Asimismo, parte de la población de la zona ha mostrado su suspicacia ante los trabajos de respuesta ante el ébola. El presidente, Félix Tshisekedi, pidió en abril colaboración con los trabajadores sanitarios y recalcó que "no es una enfermedad imaginaria".

El Ministerio de Sanidad congoleño confirmó a finales de marzo nuevos casos de ébola en las localidades de Beni y Oicha, en las que las autoridades dieron por controlado el brote durante el mes de febrero.

Las noticias sobre la reactivación del brote en Beni y Oicha llegaron una semana después de que las autoridades confirmaran el primer caso de ébola en la ciudad de Bunia, en la que residen cerca de un millón de personas.

Contador