Publicado 14/01/2022 06:18CET

Guterres trabaja con la CEDEAO y la Unión Africana en la normalización de relaciones con Malí

Archivo - El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres
Archivo - El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres - Michael Kappeler/dpa/Pool/dpa - Archivo

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha reconocido estar trabajando con la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y la Unión Africana para fomentar las condiciones que permitan retomar la normalidad en las relaciones con Malí.

"Estoy trabajando con la CEDEAO y con la Unión Africana para crear las condiciones que permitan al Gobierno de Malí adoptar una posición razonable y aceptable para acelerar una transición que ya dura mucho tiempo y que puede permitir el restablecimiento de la normalidad en las relaciones entre este Estado y la comunidad internacional, y la CEDEAO en particular", ha señalado Guterres en rueda de prensa.

Así, el secretario general de Naciones Unidas ha reconocido que las sanciones a Malí impuestas por la CEDEAO son un asunto que le "preocupa mucho" y que este miércoles mantuvo conversaciones con el presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, con el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki, y otras autoridades de las naciones africanas.

En este punto, ha desvelado su intención de poder ponerse en contacto cuanto antes con el Gobierno de Malí, liderado por Assimi Goita, a quien ha instado a elaborar un calendario electoral "aceptable".

"Es absolutamente imprescindible que el Gobierno de Malí presente un calendario aceptable desde el punto de vista de las elecciones" y que, de este modo, se puedan levantar de forma gradual las sanciones impuestas por la CEDEAO, tal y como condicionó el propio organismo.

Los líderes de la CEDEAO respaldaron el pasado domingo las medidas aprobadas unas horas antes por la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA) por las que se congelan los activos malienses dentro del área del Banco Central de los Estados del África Occidental (BCEAO).

Asimismo, decretaron el cierre de las fronteras entre Malí y los estados miembro de la organización e imponer un embargo de mercancías que no afecta a suministros médicos y productos esenciales, al tiempo que acordó retirar a los embajadores en Malí de sus países miembro e impuso otras sanciones relacionadas con la ayuda financiera.

La decisión llegó después de que las autoridades propusieran extender la transición otros cinco años, si bien la CEDEAO --que ya anunció sanciones contra Malí en noviembre--, sospecha de los argumentos proporcionados por la junta. Los militares citan la persistente inseguridad en el país, plagado de violencia de todo tipo, y la necesidad de reformas constitucionales para garantizar la fiabilidad de los comicios.

El golpe de Estado de agosto de 2020 derrocó al entonces presidente, Ibrahim Boubacar Keita, tras semanas de manifestaciones por la crisis económica y el deterioro de la seguridad. La junta designó a un presidente y a un primer ministro de transición, si bien ambos fueron derribados en una segunda asonada en mayo de 2021 que elevó finalmente al líder de la misma, Assimi Goita, al cargo de presidente.

Si bien Goita prometió en un primer momento que mantendría los plazos, durante los últimos meses el nuevo primer ministro, Choguel Maiga, indicó en varias ocasiones que las elecciones podrían ser aplazadas, lo que provocó críticas de la CEDEAO y de diversos partidos políticos malienses.

En este sentido, una coalición de partidos políticos expresó el 2 de enero su rechazo al plan presentado por el Gobierno para extender el periodo de transición hasta los cinco años, que tildaron de "unilateral y poco razonable". Así, denunciaron que "prolonga la transición a un periodo acumulado de seis años y seis meses".

Contador

Para leer más