Actualizado 22/04/2022 06:18

Hernández es extraditado a EEUU insistiendo en que es víctima de una "venganza de los cárteles"

Archivo - El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández
Archivo - El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández - Milo Espinoza/ZUMA Press Wire/dp / DPA - Archivo

Hernández "recibió millones de dólares de múltiples organizaciones de narcotraficantes", según el Departamento de Justicia estadounidense

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández ha sido extraditado este jueves a Estados Unidos donde tendrá que enfrentarse a importantes cargos de narcotráfico y crimen organizado, aunque lo ha hecho insistiendo en su inocencia y en que está siendo víctimas de una "venganza de los cárteles".

Fuertemente escoltado por la Policía y bajo una gran atención mediática, Hernández ha sido trasladado en un primer momento desde el penal en el que ha estado recluido desde el pasado 15 de febrero a la base de la Fuerza Aérea hondureña en Tegucigalpa, donde ha sido finalmente entregado a agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

Tras más de una hora y media de espera, el exmandatario ha salido acompañado de un grupo de las autoridades hondureñas para ser entregado a los funcionarios estadounidenses. En torno a las 14.30 (hora local) ha despegado el avión desde el aeropuerto de Toncontín hacia Nueva York.

Antes de poner rumbo a una cárcel de Nueva York, Hernández ha publicado un último mensaje a través del Twitter de su esposa, Ana García, en el que ha vuelto a insistir en su inocencia. "Esta es una venganza de los cárteles, es una trama orquestada para que ningún gobierno vuelva a hacerles frente", ha asegurado.

"Que la verdad se revele y prevalezca en mi caso. Soy inocente, he sido y estoy siendo sometido a un proceso de manera injusta (...). Ustedes saber que trabajé incansablemente con el propósito de recuperar la paz en Honduras (...)y es lamentable que aquellos que convirtieron Honduras en uno de los países más violentos de la faz de la tierra quieran ahora ser héroes", ha protestado.

Horas antes de que se hiciera finalmente oficial su salida hacia Estados Unidos, el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, ha contado que el expresidente Hernández ha aceptado de buena gana el documento de extradición asegurando que tenía que "dar este paso" y enfrentarse "de forma firme" a este "reto" que tiene por delante.

"Se conversó con él. Es un procedimiento notificarle las disposiciones que mana del Estado de Honduras", ha explicado a los medios el ministro de Seguridad, quien ha confirmado el buen estado de salud física y emocional de Hernández, en declaraciones para la televisión hondureña.

"Muestra muy buena disposición y mucha claridad en sus conceptos (...) , está colaborando con respecto a este proceso", ha revelado Sabillón, figura clave de la lucha contra el crimen organizado en Honduras hasta que la llegada de Hernández a la Presidencia puso punto y final a su periodo como director de la Policía Nacional.

Después de cinco años en el exilio, Sabillón regresó a Honduras para formar parte del nuevo mandato de Xiomara Castro a principio de 2022, con el gobierno de Hernández agonizando y sabiendo este que sería extraditado más tarde o más temprano. Desde entonces ha liderado la conocida como 'Operación Liberación' con la que el Estado hondureño ha hecho efectiva la petición de Washington.

Otrora uno de los principales aliados de Washington en la región, el expresidente hondureño acabó cayendo en desgracia a medida que las sospechas sobre sus vínculos con el narcotráfico se hicieron más evidentes --la cadena perpetua a su hermano Toni Hernández-- y sobre todo por la imposibilidad de revalidar mandato.

DEPARTAMENTO DE JUSTICIA DE EEUU

Por su parte, el Departamento de Justicia estadounidense ha publicado la acusación oficial completa contra el expresidente hondureño, en la que se señala que "ha sido extraditado a Estados Unidos para enfrentarse a cargos federales", ya que "está acusado de participar en una conspiración corrupta y violenta de narcotráfico".

Según el Departamento de Justicia, Hernández abusó de su posición como presidente de Honduras desde 2014 hasta 2022 "para operar el país como un narcoestado" y para "facilitar la importación de toneladas de cocaína a Estados Unidos entre 2004 y 2022".

Asimismo, el comunicado, firmado por el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, ha alegado que Hernández "recibió millones de dólares de múltiples organizaciones de narcotraficantes, incluso del ex líder del Cártel de Sinaloa, conocido como El Chapo".

"Se permitía a los narcotraficantes de Honduras operar prácticamente con impunidad. Alegamos que Hernández corrompió las instituciones públicas legítimas del país, incluyendo partes de la Policía Nacional, el Ejército y el Congreso", ha señalado el documento difundido en Washington.

El comunicado asegura que Hernández trabajó estrechamente con otros funcionarios públicos para realizar envíos de cocaína a Estados Unidos. El Departamento de Justicia estadounidense también ha indicado que está adoptando un enfoque global para proteger al país norteamericano de "la delincuencia violenta y del azote de las drogas mortales".

Así, Washington ha recalcado que trabajará para "apoyar a las comunidades más afectadas por la adicción y el abuso de drogas" y colaborará con sus socios "para que los narcotraficantes rindan cuentas de sus delitos".