Los hospitales en la Cachemira india tratan a más de 150 pacientes por lesiones por gases lacrimógenos y perdigones

Actualizado 23/08/2019 7:53:56 CET
Imagen tras las protestas en Sirinagar Cachemira
Imagen tras las protestas en Sirinagar Cachemira - REUTERS / DANISH ISMAIL

SRINAGAR (INDIA), 23 Ago. (Reuters/EP) -

Al menos 152 personas han sufrido heridas por gases lacrimógenos y perdigones en Cachemira desde que las fuerzas de seguridad indias lanzaron este mes una represión radical, según datos de los dos principales hospitales de la región del Himalaya.

Las autoridades indias desplegaron policías militares, prohibieron las reuniones públicas y pusieron restricciones en los servicios telefónicos y de Internet para evitar protestas a gran escala después de la derogación del estatus político especial de Cachemira.

Según datos obtenidos por Reuters, 152 personas ingresaron en el Instituto Sher i Kashmir de Ciencias Médicas de Srinagar y a Shri Maharaj Hari Singh con heridas por disparos de perdigones y gases lacrimógenos entre el 5 y el 21 de agosto.

El Gobierno indio, que aún no ha proporcionado ninguna cifra de los heridos en las protestas, ha señalado que no se han producido muertes en las manifestaciones de este mes.

La Administración del primer ministro Narendra Modi revocó el estatus especial de Cachemira, una región de mayoría musulmana, en virtud del cual los indios de otras partes del país no podían comprar propiedades o competir por puestos gubernamentales y en universidades.

El partido de Modi, el nacionalista BJP, buscaba desde hace tiempo poner fin al estatus especial de Cachemira, que consideraba una manera de aplacar a las minorías y una barrera para su integración con el resto del país.

Entretanto, este miércoles se ha producido un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y milicianos en Baramulla, en el norte de Cachemira, en los que han muerto un policía y un insurgente, según ha informado la Policía. Se trata del primer choque desde que se anunciaron las nuevas medidas en la región.

Srinagar ha sido escenario con frecuencia de protestas pese a la prohibición de concentraciones públicas y las graves restricciones en los servicios telefónicos y de Internet.

Para leer más