HRW denuncia la muerte de 18 civiles durante la última semana de enfrentamientos entre grupos rivales en Libia

Migrantes evacuados tras los choques en Trípoli
REUTERS / HANI AMARA
Publicado 01/09/2018 11:12:52CET

MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

Al menos 18 civiles, entre ellos cuatro niños, han muerto durante el último episodio de enfrentamientos entre milicias rivales libias en el sur de Trípoli desde el pasado 26 de agosto, según testimonios recogidos por la ONG Human Rights Watch (HRW), que insta a la extracción urgente de civiles atrapados, así como la entrada inmediata y segura de ayuda médica.

El Ministerio de Salud del llamado Gobierno de Acuerdo Nacional estima que al menos 39 personas murieron y 119 resultaron heridas como consecuencia de estos combates, sin precisar civiles. Ahora, HRW asegura que entre las víctimas mortales había 18 no combatientes, según informes de los Servicios de Emergencia, incluidos cuatro niños de entre 6 y 15 años.

"La imprudencia de los grupos armados que actualmente luchan entre sí por el poder parece no tener límites, y los civiles están pagando el precio", ha lamentado Sarah Leah Whitson, directora de HRW para Oriente Próximo y Norte de África.

Los protagonistas de los enfrentamientos fueron un grupo armado vinculado al Ministerio del Interior y una brigada antiguamente asociada al Ministerio de Defensa del Gobierno de Acuerdo Nacional, en una muestra más de la caótica división interna en Trípoli, extendida al resto del país, y que ha convertido el país en un lugar prácticamente sin ley.

Alrededor de 60 familias quedaron atrapadas en un área conocida como el Triángulo de Suzuki, situado cerca de la Base Militar Al Yarmouk, sin agua ni pan, según Osama Alí, portavoz de los Servicios de Emergencia y Ambulancias de Trípoli.

Los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo retenidos en centros de detención administrados por el Ministerio del Interior también quedaron atrapados por los enfrentamientos.

Representantes de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) han confirmado a Human Rights Watch que el 28 de agosto ayudaron a evacuar a unos 600 migrantes y solicitantes de asilo de dos centros de detención en áreas afectadas

La OIM también confirmó que las autoridades liberaron a 290 inmigrantes cuando comenzaron los combates, mostrando nuevamente lo precaria que es la situación de seguridad para los migrantes y solicitantes de asilo, que pone en tela de juicio los esfuerzos de la Unión Europea para externalizar el control migratorio a Libia, según Human Rights Watch.

La mayoría de las víctimas sufrieron lesiones graves a través de impacto directo / penetración, explosión y fragmentación. El80 por ciento de las víctimas tenían heridas traumáticas, incluidas extremidades amputadas. Las lesiones eran consistentes con los tipos de armas explosivas utilizadas por ambas partes, incluidos los proyectiles de artillería y mortero de gran calibre, así como los cohetes Grad no guiados y los misiles guiados antitanque.