HRW denuncia que la violencia auspiciada por el Gobierno de Bangladesh está minando el proceso electoral

Simpatizantes del Partido Nacionalista Bangladés (BNP) detenidos por la policía
REUTERS - Archivo
Publicado 22/12/2018 11:22:33CET

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

La represión política existente en Bangladesh, lamenta la ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) está condicionando gravemente el desarrollo y la credibilidad de las elecciones del próximo 30 de diciembre de 2018 está socavando la credibilidad del proceso, marcado por varias denuncias de violencia electoral.

El informe de 37 páginas, titulado "Crear pánico" y publicado este sábado por la ONG, detalla prácticas de represión contra opositores y críticos políticos en el marco de múltiples medidas autoritarias, como la vigilancia extrema a la población, que han contribuido "a un clima de miedo".

HRW denuncia que la Policía ha ignorado esta clase de comportamiento de las autoridades políticas en Bangladesh, dejando libres a los partidarios del Gobierno que atacan a los candidatos de la oposición.

"Para garantizar que las elecciones cumplan con los estándares internacionales, la Policía y la comisión electoral no deben parecer actuar como extensiones del partido gobernante", ha declarado Brad Adams, director para Asia de Human Rights Watch.

Este informe, basado en más de 50 entrevistas con activistas políticos, estudiantes y miembros de la sociedad civil, documenta casos repetidos de detención arbitraria por parte de las fuerzas de seguridad y detención de manifestantes y figuras de la oposición política, y actos de violencia e intimidación por parte de miembros de las alas estudiantiles y juveniles del partido gobernante, la Liga Awami de Bangladesh (BAL).

Las elecciones tendrán lugar probablemente sin la participación de la líder del principal partido de oposición -- el Partido Nacionalista de Bangladesh o BNP -- , Jaleda Zia, quien fue recientemente condenada por corrupción, al igual que otros altos cargos de su formación.

Zia y su formación han denunciado que los cargos contra la ex primera ministra forman parte de una campaña para sacarla a ella y a su familia de la primera línea política. Los líderes del BNP han denunciado que más de 3.500 simpatizantes del partido han sido detenidos en los últimos dos años.

La primera ministra, Sheij Hasina, y Zia mantienen desde hace años una dura rivalidad y sus familias han estado dominando la política bangladeshí durante más de dos décadas.

"Las instituciones, incluido el poder judicial y la comisión electoral, no parecen estar completamente preparadas para resolver de manera independiente y justa las disputas en torno a campañas y elecciones, como el registro, las candidaturas y los resultados", ha añadido.