HRW exige al Parlamento británico que modifique la ley sobre la Esclavitud Moderna

Publicado 23/02/2015 11:23:43CET

Defienden el derecho de los migrantes a poder cambiar de patrón sin convertirse en inmigrantes irregulares

LONDRES, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) y la ONG británica Kalayaan han exigido este lunes a la Cámara de los Lores de Reino Unido que modifique el proyecto de ley sobre la Esclavitud Moderna para que se restablezca el derecho de los trabajadores domésticos migrantes a poder cambiar de patrón o empleador.

Han pedido que se ponga fin al actual sistema de "visado atado" que obliga a los migrantes a permanecer trabajando con su patrón o empleador aunque sea bajo condiciones abusivas pues, en caso de romper el contrato, se convierten directamente en inmigrantes indocumentados al haber violado las leyes de inmigración de Reino Unido. El 9 de febrero, el Gobierno anunció una revisión del sistema.

"No necesitamos otra revisión para asegurar que el sistema de 'visados atados' facilita los abusos, tanto en Reino Unido como en el extranjero", ha asegurado la investigadora para Europa Occidental de Human Rights Watch, Izza Leghtas. "La solución es modificar el proyecto de ley para que estas personas vulnerables puedan escapar de los abusos", ha pedido.

"Las evidencias disponibles confirman nuestras preocupaciones y muestran que atar a una persona a un empleador aumenta la explotación y los abusos, incluido el tráfico de servidumbre doméstica", ha denunciado la defensora de la comunidad de Kalayaan, Kate Roberts. "Cada día son más los trabajadores que llegan con un 'visado atado' y están en riesgo de abuso. Reino Unido no debe perder la oportunidad de abordar esto con el proyecto de ley sobre la Esclavitud Moderna", ha añadido.

El Gobierno de Reino Unido retiró el derecho de los trabajadores domésticos migrantes a cambiar de empleador en abril de 2012 como parte de su política de inmigración que pretendía reducir la llegada de inmigrantes al país. Pero las investigaciones de Kalayaan y HRW han destapado altos niveles de abusos sobre los trabajadores migrantes que entran en Reino Unido en virtud de este sistema.

ABUSOS REGISTRADOS

Según denunció HRW en su informe de marzo de 2014 muchos trabajadores domésticos ligados por obligación a su patrón sufren abusos, incluida la confiscación de sus pasaportes, el confinamiento en el hogar del empleador o abusos verbales y psicológicos, a lo que hay que unirle unos salarios muy bajos en relación a las horas de trabajo.

En la misma línea, en abril de 2014 Kalayaan publicó otro informe con el que denunciaba que, en los dos años siguientes a la introducción del 'visado atado', los trabajadores domésticos migrantes que no se les permitió cambiar de empleador sufrieron significativamente un trato peor que los que estaban trabajando en Reino Unido bajo el visado original. Kalayaan ha recibido testimonios que demuestran que este abuso ha continuado y que algunos trabajadores domésticos se enfrentan a la explotación por los nuevos empleadores en otros sectores.

Además, según ambas ONG muchos abandonan sus trabajos convirtiéndose en indocumentados y buscan otros para poder mantener a sus familias y responder a la deuda contraída por el viaje desde su país a Reino Unido. En muchos casos, los nuevos trabajos suponen un mayor riesgo de explotación y peores condiciones laborales.

Después de visitar en abril de 2014 el país, la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres, Rashida Manjoo, destacó el impacto negativo del 'visado atado' sobre las trabajadoras domésticas migrantes y su creciente vulnerabilidad debido a este sistema.

Para leer más