Publicado 25/09/2021 12:26CET

La Iglesia católica se disculpa por su papel en los abusos en internados para indígenas de Canadá

Archivo - Homenaje a los menores indígenas fallecidos cuyos cadáveres han sido hallados en un internado público de Kamloops, en Canadá
Archivo - Homenaje a los menores indígenas fallecidos cuyos cadáveres han sido hallados en un internado público de Kamloops, en Canadá - Darryl Dyck/The Canadian Press v / DPA - Archivo

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia de Obispos Católicos de Canadá (CCCB) ha presentado este viernes sus disculpas por el papel de la Iglesia en los abusos en internados de indígenas de Canadá, tras el hallazgo de cientos de cuerpos enterrados en varios de estos colegios para aborígenes.

"Nosotros, obispos católicos de Canadá (...) aprovechamos esta oportunidad para afirmar ante los pueblos indígenas de esta tierra que reconocemos el sufrimiento experimentado en las escuelas residenciales indias de Canadá", ha dicho, antes de reconocer que "muchas comunidades religiosas católicas y diócesis participaron en este sistema, que derivó en la supresión de los idiomas, la cultura y la espiritualidad indígena".

"Reconocemos los graves abusos que fueron cometidos por algunos miembros de nuestra comunidad católica, tanto físicos como psicológicos, emocionales, espirituales, culturales y sexuales", ha manifestado el organismo, que ha reconocido además "el histórico y persistente trauma y el legado de sufrimiento y los desafíos que sufren los pueblos indígenas".

Así, la CCCB ha resaltado que "junto a las entidades católicas que estuvieron directamente involucaradas en la gestión de las escuelas y que ya han presentado sus sentidas disculpas, los obispos católicos de Canadá expresan su profundo remordimiento y se disculpan sin lugar a dudas".

"Estamos totalmente comprometidos con el proceso de sanación y reconciliación", ha indicado, antes de resaltar su compromiso con participar en la recaudación de fondos "para poyar iniciativas diseñadas localmente con socios indígenas". En este sentido, ha pedido a las comunidades indígenas a iniciar un camino "hacia una nueva era de reconcilicaión".

"Nos comprometemos a continuar el trabajo de entregar documentación o historiales que apoyen en el proceso de documentación de los enterrados en tumbas no marcadas", ha reseñado la CCCB en su comunicado, publicado a través de su página web. "Nos comprometemos a trabajar con el Vaticano y nuestros socios indígenas sobre la posibilidad de una visita pastoral del Papa a Canadá como parte de este camino de sanación", ha añadido.

En respuesta, la jefa de la Asamblea Nacional de Primeras Naciones, RoseAnne Archibald, ha aplaudido las disculpas formuladas por la CCCB, si bien ha mostrado su "decepción" por el hecho de que "no haya aprobado una moción para invitar formalmente al Papa a Canadá para que presente sus disculpas", según ha informado la cadena de televisión canadiense CBC.

De esta forma, Archibald ha hecho hincapié en que seguirá intentando lograr que el Papa Francisco se disculpe en persona "en las tierras sagradas" por los abusos y ha sostenido que la Iglesia debe además cumplir con sus compromisos financieros en el pago de reparaciones a los supervivientes.

"El hecho sigue siendo que la Iglesia ha recaudado menos del 15 por ciento de los 25 millones de dólares que prometió en 2006 como parte del acuerdo", ha dicho. "Sólo el tiempo dirá si hay acciones concretas en línea con las palabras de disculpa de los obispos", ha apostillado.

Los grupos indígenas canadienses han pedido que se investiguen todas las antiguas escuelas residenciales del país tras el descubrimiento en mayo de una fosa común con 215 niños indígenas en la Escuela Residencial de Kamloops, en la Columbia Británica, que funcionó entre 1890 y 1978 bajo los auspicios de la Iglesia Católica y posteriormente del Gobierno canadiense.

Durante décadas, miles de niños fueron apartados de sus familias e internados en internados, donde debían aprender las tradiciones de los colonialistas europeos para olvidar su propia cultura y enfrentaban violencia y abusos sexuales.

Una comisión de investigación concluyó en 2015 que muchos de los menores no regresaron jamás a sus comunidades y reconoció así un "genocidio cultural". El Proyecto Niños Perdidos ha identificado hasta el momento a más de 4.100 menores fallecidos durante su estancia en los internados y muchos de ellos fueron sepultados en los propios recintos escolares.

Contador

Para leer más