Un informe denuncia que Uganda ayudó a Sudán del Sur a violar el embargo de armas de la UE

Rebeldes del SPLA-IO durante un asalto a los soldados del SPLA en Sudán del Sur
REUTERS - Archivo
Publicado 29/11/2018 7:01:35CET

NAIROBI, 29 Nov. (Reuters/EP) -

Uganda ayudó a canalizar armas y municiones europeas a Sudán del Sur en el apogeo de su guerra civil, evitando el embargo de armas de la Unión Europea al país, según un informe elaborado por el centro Conflict Armament Research (CAR).

La organización, con sede en Reino Unido, ha afirmado que Sudán del Sur hizo planes para que el Gobierno de Uganda brinde garantías al usuario final para la compra de armas y municiones de Bulgaria, Rumanía y Eslovaquia.

El armamento, entregado a Uganda en 2014 y 2015, fue luego trasladado a Sudán del Sur, según ha afirmado CAR en un informe basado en cuatro años de investigación.

"Tenemos un rastreo desde el punto de fabricación, a través de la exportación a Uganda, a través del desvío a Sudán del Sur y la recuperación de las armas en el campo de batalla", ha señalado James Bevan, director de CAR.

El informe ha documentado cómo los altos funcionarios militares de Sudán del Sur participaron en este proceso de principio a fin.

El Gobierno de Uganda proporcionó de forma abierta armas y tropas en apoyo de los militares de Sudán del Sur en la guerra que comenzó en 2013, pero el papel de Uganda en la transferencia de armas no se ha documentado anteriormente con tanto detalle, según Bevan.

Más de un tercio de los 12 millones de personas en Sudán del Sur han sido desarraigados por el conflicto, que estalló dos años después de que Sudán del Sur se independizara en 2011.

El informe también ha documentado los envíos secretos de armas fabricadas por sudaneses y chinos desde Sudán a combatientes de la oposición en Sudán del Sur por aire y tierra desde 2014 hasta al menos mediados de 2015.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, firmó un acuerdo de paz con las facciones rebeldes en septiembre. Un acuerdo de paz firmado anteriormente en 2015 se acabó un año después, tras enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y rebeldes.

CAR, que identifica y rastrea armas y municiones en zonas de guerra, ha asegurado que no hay pruebas de que los países europeos que exportaban armas a Uganda fueran cómplices o incluso conscientes de que las armas fueran luego enviadas a Sudán del Sur.

El informe ha documentado cientos de armas y más de 200.000 municiones utilizadas en el conflicto de todo Sudán del Sur.

Según el estudio publicado en septiembre por la London School of Hygiene and Tropical Medicine, más de 383.000 personas murieron como resultado de la guerra civil en Sudán del Sur y se estima que la mitad de ellas murieron debido a la violencia.