Actualizado 03/06/2007 23:28 CET

Irak.- Catorce soldados estadounidenses fallecen en los tres últimos días en diversos incidentes en Irak

BAGDAD, 3 Jun. (EP/AP) -

El Ejército estadounidense informó de que 14 de sus soldados murieron en los últimos tres días en distintos incidentes, en los que se incluyen cuatro efectivos fallecidos hoy por una bomba en un camino en Bagdad y otro alcanzado por la bomba de un suicida en el suroeste de la capital.

La explosión que mató a los cuatro soldados ocurrió cuando la unidad realizaba un operativo de búsqueda al noroeste de la capital iraquí, dijo un comunicado de los militares.

Otros dos soldados murieron y cinco resultaron heridos junto con su intérprete iraquí por la explosión de dos bombas al pie de la carretera el domingo, dijeron los militares.

Un soldado murió el viernes cuando la patrulla se acercó a un grupo de sospechosos cerca de una mezquita y uno de los sospechosos se hizo estallar, dice el parte oficial.

Otros siete militares murieron en varios ataques en distintas partes de Irak el sábado.

Con estos incidentes, el saldo de militares estadounidenses muertos en Irak desde el inicio de la invasión asciende a 3.493 según un recuento de la Associated Press.

En otros hechos de violencia, un automóvil cargado de explosivos estalló frente a un mercado al aire libre al noreste de Bagdad, matando a nueve civiles y un policía, y lesionando a otras 25 personas, informó la policía.

La explosión ocurrió poco después del mediodía, cuando la zona comercial estaba repleta de compradores en Balad Ruz, señaló la policía, que informó el número de víctimas. Balad Ruz es un enclave predominantemente chiíta en la provincia de Diyala, donde se ha llevado a cabo una campaña de violencia e intimidación por parte de insurgentes sunitas.

El más reciente derramamiento de sangre tuvo lugar mientras tenían lugar negociaciones entre la milicia Ejército del Mahdi del clérigo islamista chií, Muqtada al Sadr, y funcionarios iraquíes para conseguir la liberación de cinco británicos secuestrados el martes del ministerio de Finanzas de Bagdad. Las autoridades sospechan que los captores fueron milicianos chiíes.

Los enfrentamientos en Diwaniya estallaron el sábado en la noche, después que los soldados y policías acordonaran un mercado en busca de dos líderes del Ejército del Mahdi, buscados por su presunta relación con las matanzas sectarias.

Los combates en la zona oriental de la ciudad, a unos 130 kilómetros (80 millas) al sur de Bagdad, se reanudaron sobre las 9.00 de la mañana del domingo, con el apoyo de aviones y helicópteros militares estadounidenses, informó la Policía.

La Policía y fuentes médicas dijeron que 20 iraquíes heridos, entre ellos dos policías, fueron atendidos en el hospital por los enfrentamientos del domingo en la mañana. Los combates se reanudaron nuevamente a las 1.30 de la tarde y un soldado y dos personas más murieron, y tres civiles resultaron lesionados, dijo un informante militar a condición de mantener su nombre en el anonimato porque no estaba autorizado a dialogar con la prensa.

El Ejército estadounidense no informó de inmediato sobre el operativo.

También el domingo, un grupo armado mató a un policía y a un familiar del agente que viajaban en un automóvil en Baiya, un vecindario en el poniente de Bagdad, donde se ha intensificado la violencia sectaria, pese a una operación de seguridad coordinada por las fuerzas estadounidenses e iraquíes.