Actualizado 31/12/2007 05:59 CET

Irak.- Disminuye en un sesenta por ciento el número de civiles iraquíes que murieron en 2007

BAGDAD, 31 Dic. (EP/AP) -

La violencia en Irak ha descendido de manera significante durante la segunda mitad del año 2007 y el porcentaje de civiles iraquíes que murieron como consecuencia de los enfrentamientos ha disminuido aproximadamente un sesenta por ciento, no obstante, este año ha sido el más mortífero para las tropas del Ejército estadounidense, con un total de 899 militares muertos.

Diplomáticos norteamericanos afirmaron que el triunfo contra los insurgentes de Al Qaeda en Irak, muestra sólo una pequeña parte de la situación que tiene que soportar el país desde hace cinco años.

Las dos propuestas de las fuerzas de coalición estadounidenses durante este año, un alto al fuego impuesto a la milicia shíi y una revuelta local contra los extremistas suníes, podrían ser llevadas a cabo a menos que el Gobierno iraquí promueva esfuerzos de unidad en el país.

Los diplomáticos estadounidenses consideran que Irán ha ayudado durante todo el año a su país vecino a disminuir la supuesta ayuda a los milicianos shiíes, incluida la provisión de material para la elaboración de bombas.

Por su parte la Policía podría poner a prueba las facciones shiíes que se enfrenta con el objetivo de controlar la producción de petróleo en el sur de Irak.

Mientras tanto, el Pentágono aumenta la vigilancia de las fuerzas de seguridad iraquíes al tiempo que se propone una estrategia alternativa por parte de Estados Unidos.

"Estamos centrando nuestra energía en conservar lo que las tropas iraquíes y la coalición han cumplido", afirmó el comandante de la fuerza multinacional en Irak, David Petraeus. "El éxito no viene solo sino que surge despacio y con paciencia, con avances y retrocesos, con días malos y buenos", sentenció.

Por su parte el embajador estadounidense, Ryan Crocker, afirmó en un acto político, que hay "retos que cumplir para el próximo año. En algunos aspectos, el progreso experimentado durante la segunda mitad de este año representa nuestro reto del 2008", añadió.

Crocker puso como ejemplo la vuelta al país de los refugiados en Siria y Cisjordania, "obviamente una buena noticia pero que hay que llevar a cabo cuidadosamente para evitar fomentar la inestabilidad".

Gran Bretaña, uno de los aliados norteamericano en Irak, ha disminuido gradualmente su apoyo a lo largo del año, al igual que lo ha hecho Polonia y Australia.