Actualizado 21/08/2007 20:55 CET

Irak.- Presuntos milicianos chiíes disparan contra una familia suní al sur de Bagdad y matan a siete personas

BAGDAD, 21 Ago. (EP/AP) -

Presuntos milicianos de confesión chií abrieron hoy fuego contra una familia de suníes, en un barrio mixto al sur de la capital iraquí, matando a siete personas, incluidas una menor y tres mujeres, según informaron fuentes policiales y testigos de la escena.

Al parecer, cuatro hombres armados irrumpieron en una vivienda alrededor de las 8:30 hora local de la mañana en el distrito de Mashroo, en Mahaweel, a unos 60 kilómetros al sur de Bagdad, precisó el capital de la policía provincial, Muthanna Jalid.

Según explicó, entre los fallecidos se encuentran una menor de seis meses, tres mujeres y tres hombres, mientras que otras dos personas han resultado heridas en el tiroteo. Un testigo relató que la menor fue abatida, junto a su madre, en brazos de ésta.

Varios testigos y residentes de la localidad aseguraron que aquellos abatidos pertenecían a la tribu suní de Al Janabi y responsabilizaron al Ejército del Mahdi, milicia chií que encabeza el clérigo disidente Muqtada al Sadr, de los asesinatos, después de que en meses recientes el Movimiento de Al Sadr haya experimentado varias escisiones en su seno.

Previamente, la oficina del clérigo condenó en un comunicado el reciente asesinato de dos gobernadores provinciales del sur de Irak en una evidente tentativa del clérigo radical chií de distanciarse de las brutales luchas entre milicias chiíes rivales por hacerse con el control de algunas de las regiones más ricas en petroleo de Irak.

El clérigo elogió ayer en un comunicado los esfuerzos contra las fuerzas extranjeras pero condenó los ataques contra los gobernadores chiíes, que, según él, están dirigidos a crear desavenencias entre el mayor grupo religioso de Irak. "Los crueles actos que se han realizado tanto en Diwaniya como en Samawa son parte de los complots dé la ocupación para crear un clima que les de un pretexto para quedarse en Irak", declaró Al Sadr.