Irán.- La AIEA insta al Ejecutivo de Teherán a esclarecer las cuestiones pendientes sobre su programa atómico

Actualizado 11/09/2007 1:41:59 CET

La ONU, UE y EEUU exigen que Irán renuncie a su programa de enriquecimiento de uranio

NUEVA YORK, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) subrayó hoy los avances logrados en la verificación de detalles del programa nuclear iraní, aunque instó al Ejecutivo de Teherán a aclarar las cuestiones que aún quedan pendientes de resolver.

El director general del organismo, Mohamed ElBaradei, indicó ante la Junta de Gobernadores de la AIEA, compuesta por 35 miembros, que Irán, por primera vez, ha aceptado un plan de trabajo para completar las verificaciones, dentro de un plazo determinado, colaboración que, dijo, se trata de un paso en la buena dirección.

"Naturalmente, la clave para medir el compromiso de Irán será (observar) su voluntad de poner en marcha el plan de trabajo en su totalidad y a tiempo", explicó el director general de la agencia atómica, algo que, incidió, "requerirá cooperación activa de los iraníes y todas las medidas de transparencia que se necesitan para reconstruir la historia de su programa nuclear", entre ellas, precisó, el acceso de los inspectores del organismo a instalaciones nucleares iraníes, la entrega de documentos y la transparencia de individuos.

Por otra parte, recalcó que el hecho de que se resuelvan "asuntos pendientes" en los próximos dos o tres meses del programa nuclear iraní, ocultado por el régimen de los ayatolás durante casi dos décadas, será un buen punto de partida para recuperar la confianza en Irán por parte de la comunidad internacional, explicó, tras verificar la naturaleza pacífica de su programa nuclear.

ElBaradei renovó un llamamiento a las autoridades iraníes para suspender todas sus actividades de enriquecimiento de uranio, tal y como exigen dos resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, así como reanudar las negociaciones sobre su programa. En 2003, Irán reconoció que había ocultado sus actividades nucleares durante 18 años pese a formar parte del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) y tras haber ratificado el Protocolo Adicional, que permitía inspecciones de la AIEA a las instalaciones nucleares del país.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, también instó al Ejecutivo de Teherán a suspender su programa de enriquecimiento de uranio, apto tanto para la fabricación de armas atómicas y combustible nuclear, dependiendo del nivel al que se enriquece el uranio.

BAN EXIGE A IRÁN CUMPLIR LAS RESOLUCIONES

En declaraciones a los medios desde Nueva York, Ban insistió en que es indispensable que Irán cumpla con los mandatos del Consejo de Seguridad. "Además de lo que la AIEA ha discutido con Teherán, el Gobierno iraní debe cumplir, utilizando la cabeza, las resoluciones del Consejo de Seguridad", subrayó.

Por su parte, Estados Unidos y la Unión Europea concedieron su apoyo a los esfuerzos impulsados por la agencia internacional atómica para que Irán revele detalles de sus actividades nucleares pasadas, aunque insistieron en que su preocupación por el programa nuclear iraní sólo se disiparía si Teherán desecha la tecnología, capaz de dotarle con una bomba atómica.

Así, la UE reconoció en un comunicado remitido a la agencia AP su preocupación por el programa de enriquecimiento de uranio iraní. En este sentido, y a pesar de reconocer los progresos en el contencioso iraní a los que alude la AIEA, recordó que todavía quedan aspectos por aclarar, incluidos diagramas de Teherán sobre cómo transformar el uranio metálico en un diseño de cabeza nuclear.

El documento de cuatro páginas se centra en la actitud desafiante de Irán, que rechaza renunciar a su programa de enriquecimiento de uranio, de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad, cuyo cumplimiento exige el bloque de los Veintisiete. En cierto modo, la declaración europea de forma implícita antepone este objetivo a los progresos a los que alude ElBaradei.

Antes de la reunión de la Junta de Gobernadores de la AIEA, fuentes diplomáticas acreditadas en la agencia explicaron a AP que la decisión de ElBaradei de aceptar un plan de trabajo en colaboración con Irán para aclarar cuestiones supone que éste se ha extralimitado en sus funciones, por no haber buscado el apoyo del organismo antes de llegar a tal acuerdo.

El jefe de la delegación estadounidense ante la AIEA, Gregory L. Schulte, explicó que "Estados Unidos apoya firmemente los esfuerzos en curso de la AIEA para superar el rechazo de Irán de cooperar totalmente", e incidió en que Washington "dará la bienvenida a cualquier avance en la resolución de cuestiones problemáticas sobre las actividades nucleares pasadas" de Irán.

No obstante, subrayó que "la cooperación que dé a Irán los medios para fabricar armas nucleares no es suficiente", en alusión a su programa de enriquecimiento de uranio.

ElBaradei calificó de "lamentable" la actitud desafiante de Teherán por no querer renunciar a dicho programa de enriquecimiento, a pesar de haber proporcionado "información adicional y el acceso requerido para resolver un número de cuestiones pendientes desde hace mucho tiempo". En el informe de ElBaradei, actualmente debatido por la Junta de Gobernadores del organismo internacional atómico, el director general calificó la cooperación de Irán como "un paso adelante significativo".