Irán condena a diez años de cárcel a una supuesta espía de Reino Unido

Actualizado 13/05/2019 17:28:15 CET

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Un tribunal de Irán ha condenado a diez años de cárcel a una mujer de nacionalidad iraní acusada de espiar para Reino Unido, según un portavoz judicial citado por la agencia de noticias FARS.

La acusada "estaba al cargo de la oficina en Irán del British Council y cooperaba con las agencias de Inteligencia británicas". Según el portavoz del sistema judicial, Gholamhossein Esmaili, la mujer "ha sido condenada a diez años de cárcel después de una confesión clara".

Así, ha recalcado que la condenada habría confesado cómo fue reclutada y cómo cooperaba con el British Council, al tiempo que ha agregado que habría recibido entrenamiento por parte de los servicios secretos del país europeos.

"Recibió el entrenamiento necesario por parte de los servicios de seguridad británicos y, una vez confiaron en ella, la pusieron a cargo de la oficina en Irán del British Council y organizó diversas actividades", ha apuntado.

Asimismo, ha manifestado que la mujer hizo varias visitas a Irán "bajo un alias" y preparó "proyectos culturales en línea con los objetivos de Reino Unido", al tiempo que ha confirmado que lleva más de un año detenida.

Las autoridades iraníes no han aclarado la identidad de esta persona, si bien un amigo de la mujer ha dicho que se trata de Aras Amiri, de 33 años, tal y como ha recogido la agencia de noticias Reuters.

El Ministerio de Exteriores británico se ha mostrado "muy preocupado" por las informaciones sobre la condena. "No hemos podido confirmar ningún detalle y estamos buscando más información de forma urgente", ha agregado, según el diario británico 'The Guardian'.

Por su parte, el director ejecutivo del British Council, Ciarán Devane, ha dicho "no poder confirmar" si la mujer condenada es miembro del organismo, responsable de promocionar la cultura británica en el extranjero.

"La seguridad y bienestar de nuestro colega sigue siendo la principal preocupación, al igual que durante su detención. Estamos en contacto con el Ministerio de Exteriores", ha resaltado.

El British Council ha señalado que la trabajadora del organismo, detenida en 2018, en el país asiático no era jefe de la "oficina en Irán". El organismo no tiene oficina ni representante en el país.

Por último, Devane ha sostenido que el British Council "es una organización apolítica" y que "su personal no está conectado con ninguna agencia de espionaje".

"Creemos que cuando las relaciones políticas o diplomáticas se vuelven difíciles, los intercambios culturales ayudan a mantener abierto un diálogo entre las poblaciones y las instituciones", ha zanjado.

Contador

Para leer más