Irán.-El Ejército de EEUU vincula los cinco detenidos iraníes en Irak a una facción de la Guardia Revolucionaria iraní

Actualizado 14/01/2007 11:07:39 CET

BAGDAD, 14 Ene. (EP/AP) -

El Ejército estadounidense reveló hoy la vinculación de los cinco iraníes detenidos por Washington en el norte de Irak con la Guardia Revolucionaria iraní.

"Los resultados preliminares han revelado la conexión de cinco (iraníes) detenidos con la Guardia Revolucionaria iraní-Fuerza Qods, una organización conocida por conceder financiación, armas, tecnología para artefactos explosivos improvisados y formación a grupos extremistas que intentan desestabilizar al Gobierno de Irak y atacar a las fuerzas de coalición", subraya el Ejército estadounidense en un comunicado.

Por su parte, los cinco iraníes fueron detenidos por soldados estadounidenses el pasado jueves durante una redada ejecutada contra la oficina de enlace entre Irán e Irak en la ciudad de Irbil, en el norte de Irak.

"El edificio en el que tuvo lugar la detención ha sido descrito por varios funcionarios iraquíes como un oficina de enlace iraní, pero no gozaba de estatus diplomático como Consulado según funcionarios iraquíes y estadounidenses", aclara el comunicado.

Asimismo, además de los arrestos practicados, las fuerzas multinacionales irrumpieron en dicha oficina de enlace, en la que confiscaron, denunciaron fuentes locales oficiales kurdas, ordenadores y documentos.

En un principio, las autoridades iraquíes e iraníes cuestionaron el arresto de los iraníes tras asegurar el portavoz del Ministerio de Exteriores iraquí, Mohammad Ali Hosseini, que la oficina asaltada era una oficina de la misión diplomática iraní, lo que suscitó dudas sobre la legalidad de dicha acción teniendo en cuenta la característica inmunidad que otorga el cuerpo diplomático a sus funcionarios.

Más tarde Hosseini rectificó, explicando que la oficina era una "oficina de relaciones" a la espera de obtener el permiso necesario para funcionar como Consulado, mientras que la Embajada estadounidense justificó su asalto después de corroborar que "la oficina en Irbin no estaba acreditada como Consulado", subrayó el portavoz del a Embajada estadounidense, Lou Fintor.

Por otra parte, la propia secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, subrayó ayer la autorización de la redada y detención por parte del presidente estadounidense, George W. Bush, por su presunta relación con acciones violentas perpetradas en Irak.

En este sentido, el Ejército estadounidense "continuará desmantelando el apoyo logístico (brindado) a los extremistas desde el exterior de Irak". "Estas iniciativas se integran dentro de un plan mayor, que incluye esfuerzos diplomáticos, destinado a apoyar al Ejecutivo iraquí, proteger a la población iraquí y buscar apoyos de países vecinos", explica el comunicado.