La isla de Bougainville decide su independencia de Papúa Nueva Guinea en un referéndum desde este sábado

Publicado 23/11/2019 6:39:39CET

SÍDNEY, 23 Nov. (DPA/EP) -

Las 206.000 personas que viven en la isla del Pacífico de Bougainville acudirán a las urnas desde este sábado y hasta el 7 de diciembre para votar en un referéndum sobre su independencia de Papúa Nueva Guinea.

Se espera que el referéndum se desarrolle durante dos semanas debido a que algunas de las comunidades de la isla se encuentran aisladas y algunas personas viven en las islas vecinas más pequeñas. Los resultados no se conocerán hasta mediados de diciembre.

Los ciudadanos de Bougainville son culturalmente diferentes a los de Papúa Nueva Guinea y la isla ya tiene algo de autonomía a través de su propio Gobierno local.

Los ciudadanos votarán entre dos opciones: tener una mayor autonomía o lograr la independencia total.

Los observadores prevén que ganará la independencia. Algunas islas municipales ya han erigido una nueva bandera azul de Bougainville en lugar de la bandera roja y negra de Papúa Nueva Guinea. Sin embargo, dependerá del parlamento de este último decidir la escisión total.

Bougainville se encuentra a 640 kilómetros de las Islas Salomón hacia el este, pero es una provincia de Papúa Nueva Guinea, ubicada a 1.200 kilómetros al oeste.

Llamada así después de una exploración francesa, Bougainville se convirtió en una colonia alemana en 1885. Al estallar la Primera Guerra Mundial, las fuerzas australianas ocuparon la isla, junto con las posesiones alemanas en Papúa Nueva Guinea. La isla estuvo bajo la Adminstración australiana durante 60 años hasta 1975.

El referéndum por la independencia es parte de un proceso de paz acordado hace 20 años entre grupos de Bougainville y Papúa Nueva Guinea tras 10 años de una sangrienta guerra civil que terminó en 1998 con 15.000 muertos.

Durante la guerra, Papúa Nueva Guinea intentó llevar a la isla mercenarios británicos y africanos contratados para sofocar a los rebeldes, lo que ha dado como resultado una desconfianza persistente entre los ciudadanos.

Bougainville es rica en reservas minerales, por lo que a Australia le preocupa que la independencia abra la puerta a China, que extendería su expansión en la región.

El analista sobre asuntos del Pacífico Ben Bohane, del Instituto Lowy Institute en Sídney, ha señalado que si Papúa Nueva Guinea rechaza la independencia de Bougainville, a pesar de que el voto sea favorable a la separación, los isleños podrían declarar la independencia de manera unilateral y ser apoyados por otras naciones de la región, como China.

Frente a esta posibilidad, el primer ministro de Papúa Nueva Guinea, James Marape, ha sugerido una tercera opción basada en un programa de desarrollo fuertemente subsidiado para los isleños, así como que Bougainville se haga cargo de la recaudación de ingresos de las industrias clave que operan en la isla.

Contador