Actualizado 09/06/2014 09:54 CET

Israel aprueba un proyecto que impedirá la liberación de presos palestinos en caso de acuerdos políticos

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Israel ha aprobado este domingo un proyecto de ley que permitiría a un juez sentenciar a un condenado por asesinato a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, lo que impediría la liberación de presos palestinos condenados por asesinato en caso de acuerdos políticos a tal fin.

   La semana pasada, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aplazó la votación del proyecto en el Parlamento después de que el fiscal general, Yehuda Weinstein, afirmara que el texto contenía "dificultades legales".

   El ministro de Economía y líder del ultraderechista Bayit Yehudi, Naftalia Bennett, ha afirmado que "se trata de un pequeño paso legislativo, y un paso gigante en la lucha contra el terrorismo. "Israel es hoy un poco más moral, un poco más justo", ha indicado.

   Asimismo, ha agregado que "ante un Gobierno de unidad palestino sobre el terror, damos una respuesta sionista: seremos el Gobierno que combata el terrorismo", según ha informado el diario israelío 'Yedioth Ahoronoth'.

   Por su parte, el parlamentario Ayelet Shaked, miembro de Bayit Yehudi que presentó el borrador, ha sostenido que el proyecto "intenta evitar la extorsión por parte de organizaciones terroristas en 'acuerdos políticos', así como la liberación de asesinos que consiguen que se relajen las condiciones de su encarcelamiento".

   Las últimas conversaciones de paz entre Israel y la Autoridad Palestina se derrumbaron después de que Tel Aviv se negara a liberar a un cuarto grupo de presos, tal y como se había comprometido, lo que llevó a la Autoridad Palestina a responder uniéndose a varias organizaciones internacionales.

   Posteriormente, Israel anunció el fin de las conversaciones de paz, y desde entonces ha endurecido su postura, especialmente en respuesta a la formación del nuevo Gobierno de unidad palestino entre el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y el Movimiento Al Fatá, del presidente palestino, Mahmud Abbas.

   El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, se mostró la semana pasada dispuesto a dar su "pleno apoyo" al nuevo Gobierno de unidad palestino, al tiempo que confió en que "pronto emerjan nuevas oportunidades para la solución de los dos estados", después de la ruptura de las negociaciones directas de paz.

   "Naciones Unidas está preparada para dar su pleno apoyo al nuevo Gobierno palestino en su esfuerzo por unificar la Franja de Gaza y Cisjordania", dijo el martes, apuntando como algunos de los retos de este Ejecutivo a la situación humanitaria y económica y a la celebración de elecciones.

   La Unión Europea y Estados Unidos también han manifestado su voluntad de trabajar con el nuevo Gobierno palestino, siempre y cuando mantenga su adhesión al reconocimiento de Israel, la no violencia y la solución de los dos estados.

   Por su parte, Israel ha dicho que está "profundamente decepcionado" con la decisión estadounidense de apoyar el nuevo Gobierno palestino, recordando que está respaldado por Hamás, "que es una organización terrorista comprometida".