Israel veta la entrada de dos congresistas demócratas estadounidenses como reclamaba Trump

Actualizado 15/08/2019 20:27:09 CET
Ilhan Omar, representante por Minnesota
Ilhan Omar, representante por Minnesota - Michael Brochstein/ZUMA Wire/dpa

Netanyahu sostiene que Israel está abierto a las críticas pero no a quienes piden boicotear al país

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Gobierno israelí ha decidido no permitir la entrada en el país a las congresistas demócratas Ilhan Omar y Rashida Tlaib por su apoyo al Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS, por sus siglas en inglés) contra este país.

La confirmación de la medida la ha anunciado la viceministra de Exteriores, Tzipi Hotovely, después de que la prensa ya hubiera anticipado que el Gobierno de Benjamin Netanyahu se inclinaba por esta opción. La llegada de las dos congresistas estaba prevista para este viernes.

"Israel ha tomado una decisión: no permitiremos a las congresistas entrar en el país", ha declarado la viceministra a la cadena de televisión Kan. "No permitiremos que aquellos que niegan nuestro derecho a existir en este mundo entren en Israel", ha recalcado, defendiendo que se trata de "una decisión muy justificada".

Netanyahu también se ha pronunciado al respecto posteriormente. "Como democracia libre y vibrante, Israel está abierto a cualquier crítica, con una excepción", ha subrayado: "la ley prohíbe la entrada de personas que llaman y actúan para boicotear a Israel".

"Las congresistas Tlaib y Omar son destacadas activistas en la promoción de la legislación para boicotear a Israel en el Congreso estadounidense", ha defendido el primer ministro, que ha asegurado que el plan de su visita recibido por el Gobierno israelí "dejaba claro que planeaban una campaña cuyo único fin era reforzar el boicot y negar la legitimidad de Israel".

El Gobierno israelí decidió en 2018 prohibir las visitas al país a activistas de organizaciones que llaman al boicot de Israel. Según los medios, la estancia prevista por Tlaib y Omar, las dos primeras congresistas musulmanas, incluía una visita al Monte del Templo, en Jerusalén, así como encuentros con representantes palestinos.

La decisión de Israel, que ha sido tomada por Netanyahu, el ministro de Exteriores, Israel Katz, y el de Asuntos Estratégicos, Gilad Erdan, se ha conocido apenas minutos después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, hubiera reclamado a su aliado que no permitiera que las dos congresistas, dos firmes detractoras del mandatario, entraran en su país.

"Israel demostraría una gran debilidad si permitiera la visita a las representantes Omar y Tlaib", ha sostenido el presidente en su Twitter. Según Trump, ambas "odian a Israel y a todos los judíos, y no hay nada que se pueda hacer o decir para cambiar su opinión". "Son una desgracia", ha afirmado.

En la misma línea se ha pronunciado el embajador estadounidense en Israel, David Friedman, que ha asegurado que Washington "apoya y respeta" la decisión israelí. Según el embajador, el objetivo del viaje de las dos congresistas no es otro que "fomentar el motor del BDS, al que Tlaib y Omar apoyan firmemente".

Por su parte, Omar ha considerado que es una "afrenta" el que Netanyahu haya denegado el permiso bajo presión de Trump. "Denegar la entrada en Israel no solo limita nuestra capacidad de aprender de los israelíes sino también de entrar en los territorios palestinos", ha subrayado en un comunicado.

OMAR RECONOCE QUE NO HA SIDO "UNA SORPRESA"

"Desgraciadamente, no es una sorpresa dados los posicionamientos públicos de Netanyahu, que se ha resistido a los esfuerzos de paz, restringido la libertad de movimiento de los palesinos, limitado el conocimiento público de las brutales realidades de la ocupación y se ha aliniado con islamófobos como Donald Trump".

En opinión de la representante por Minessotta, nacida en Somalia pero que llegó de niña a Estados Unidos, "la ironía de que la 'única democracia' en Oriente Próximo tome tal decisión es que es tanto un insulto a los valores democráticos como una respuesta espeluznante a una visita de representantes gubernamentales de un país aliado".

Por su parte, los líderes demócratas en la Cámara y en el Senado, Nancy Pelosi y Chuck Scumer, han pedido a Israel que reconsidere su decisión. "Es un signo de debilidad y está por debajo de la dignidad del gran estado de Israel", ha valorado Pelosi. "Solo perjudicará la relación americano-israelí y apoyo de Israel en Estados Unidos", ha considerado por su parte Schumer.

Contador

Para leer más