Actualizado 21/05/2007 23:17 CET

Italia.-El presidente de los obispos italianos pide a políticos no despreciar la multitudinaria manifestación profamilia

ROMA, 21 May. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Angelo Bagnasco, aseguró hoy que la multitudinaria manifestación a favor de la familia que tuvo lugar el pasado 12 de mayo en las calles de Roma constituye un "llamamiento decididamente no despreciable para la política" y que "permanecerá como un digno fuerte en la opinión pública" italiana.

Bagnasco, quien pronunció estas palabras al inicio de la asamblea de la CEI, se mostró satisfecho ante la gran acogida que tuvo el llamado 'Family Day', al que acudieron aproximadamente un millón de personas procedentes de toda Italia.

Para el presidente de los obispos italianos, "fue la sociedad civil la que se expresó de manera inequívoca y que ahora permanece a la espera de una interlocución institucional adecuada a la gravedad de los problemas señalados".

Asimismo, aseguró que la CEI ve en el "óptimo desenlace" de la convocatoria "un hecho muy importante", pero sobre todo, una muestra de la "madurez de los laicos" que se maniestaron en la plaza romana de San Juan de Letrán de un modo "sereno" y llamando la atención, precisamente, por su "sentido cívico" y de "respeto a los demás", subrayó.

Entre otros motivos, la manifestación fue convocada por numerosas asociaciones católicas para defender y reivindicar los derechos de la familia y como reacción contraria a la propuesta de ley que impulsa el Gobierno actual con el objetivo de legalizar las parejas de hecho, entre ellas las formadas por homosexuales.