Italia.- Las protestas por la acumulación de basuras en Nápoles se saldan con cuatro autobuses quemados

Actualizado 04/01/2008 13:35:40 CET
Actualizado 04/01/2008 13:35:40 CET

Italia.- Las protestas por la acumulación de basuras en Nápoles se saldan con cuatro autobuses quemados

ROMA, 4 Ene. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

Las protestas y distubios por la acumulación de desperdicios en las calles de Nápoles (sur de Italia) se saldaron anoche con el incendio de cuatro autobuses urbanos y de decenas de montañas de basuras, fenómeno que se extiende a toda la provincia.

Durante las horas nocturnas, los bomberos han tenido que intervenir en una cincuentena de ocasiones para apagar las numerosas pilas de basura que los mismos ciudadanos incendian para luchar contra el mal olor y las molestias que causan.

Además, la capital napolitana amaneció hoy con una veintena de maniquíes colgados de diversos postes, farolas y árboles de la ciudad con consignas y eslóganes de protesta dirigidos contra el presidente de la región, Antonio Bassolino, y la alcaldesa de Nápoles, Rosa Russo Iervolino.

Entre las quejas sobresalen las críticas contra las autoridades gubernamentales por el modo en que están gestionando la emergencia así como por los importantes problemas sociales vinculados a la desocupación y el aumento del coste de la vida.

Otro de los motivos que aviva la movilización ciudadana es su rechazo a la reapertura de un antiguo vertedero que está situado en el barrio periférico de Pianura y lleva cerrado más de diez años. Las autoridades de la ciudad han decidido volver a ponerlo en funcionamiento para hacer frente a la crisis.

Al coincidir con las fiestas de Navidad, esta nueva crisis de las basuras está causando graves daños a los pequeños y medianos empresarios, en un periodo del año de intensa actividad comercial. De hecho, la ingente acumulación de desperdicios ha obligado a diversas tiendas a tener que cerrar sus puertas.

PRODI: ESTA SITUACIÓN "YA NO SE PUEDE TOLERAR MÁS"

El primer ministro de Italia, Romano Prodi, manifestó su preocupación ante el fenómeno, asegurando que "ya no se puede tolerar más", según declaró en una entrevista al periodico napolitano 'Il Mattino'.

Por su parte, el ministro del Medio Ambiente, Alfonso Pecoraro Scanio, responsabilizó a las asociaciones mafiosas que operan en Nápoles -la Camorra-- del caos en que se ve sumida la ciudad.

Tal y como se ha denunciado en numerosas ocasiones, las denominadas 'ecomafias' podrían estar detrás de esta crisis social y ecológica que atraviesa Nápoles en su intento por controlar la recogida de los residuos. Entre otras cosas, se les acusa de promover la resistencia ciudadana a la creacción de nuevas centrales de incineración.