Actualizado 27/08/2016 12:10 CET

Japón ayudará a África con 30.000 millones de dólares en los próximos tres años

Shinzo Abe
ISSEI KATO / REUTERS

NAIROBI, 27 Ago. (Reuters/EP) -

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha anunciado a los líderes africanos este sábado que su país comprometerá 10.000 millones de dólares para el desarrollo de infraestructuras en el continente durante los tres próximos años.

Japón, un país escaso de recursos, lleva tiempo interesado en los vastos recursos naturales de África, más ahora que su dependencia en el petróleo y el gas natural aumentaron a raíz del desastre de Fukushima de 2011, que ocasionó el cierre de casi todos los reactores nucleares.

Abe, que se encuentra en Nairobi para asistir a la sexta Conferencia Internacional Tokio sobre Desarrollo Africano (TICAD), ha dicho que el paquete se repartirá en los tres próximos años y que incluirá 10.000 millones de dólares para proyectos de infraestructura en el continente, que serán ejecutados mediante cooperación con el Banco Africano de Desarrollo.

"Si se combina con la inversión del sector privado, espero que el total ascienda a 30.000 millones. Esta es una inversión que tiene fe en el futuro de África, una inversión para que Japón y África crezcan juntos", ha añadido durante la reunión, la que asisten al menos 34 jefes de Estado y de Gobierno del continente.

El paquete anunciado este sábado se suma a los 32.000 millones de dólares que Japón prometió a África durante un periodo de cinco años en la última reunión TICAD en 2013. Según Abe, el 67 por ciento de esa suma ya ha sido usado en varios proyectos.

"Las nuevas promesas de hoy reforzarán y expandirán más las lanzadas hace tres años. El motivo es calidad y refuerzo", ha sostenido.

La inversión directa total de Japón en África ascendió a 1.240 millones de dólares en 2015, frente a los 1.500 millones de un año antes, según la Organización de Comercio Exterior de Japón. En comparación, su rival China hizo inversiones directas valoradas en 2.000 millones de dólares solo en Guinea Ecuatorial en abril de 2015.